jueves, 30 de septiembre de 2021


 

Ha pasado un año y cinco días desde que Yocairi Amarante fue atacada con ácido del diablo, un 25 de septiembre del año 2020, y hoy cuando el tribunal tiene previsto dar a conocer la sentencia, la joven solo pide que se haga justicia para que los acusados sean condenados por el horrendo crimen.

Yocairi confiesa que no es la misma. Luego de aquel ataque que la desfiguró, se enfrentó al trauma de que su hija no la reconociera, aunque lo superó y hoy goza de su afecto.

La joven comenta que durante todo este proceso tuvo el apoyo de los miembros de su familia, quienes nunca la dejaron sola. Asegura que ese soporte la ayudó a superar el difícil proceso y mantener el ánimo en alto.

Le gustaría volver a estudiar (se retiró en primero de bachillerato) y tener un medio de sustento para criar a su hija, que hoy tiene tres años de edad.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE