lunes, 6 de septiembre de 2021


 

Uno de los inesperados coletazos de la pandemia del COVID-19 ha dado directamente contra el sector naviero, en un proceso de escasez de contenedores, de retrasos en los despachos e intermitentes cierres portuarios que han afectado a todo el sistema de comercio internacional.

Uno de los resultados del desbalance entre la capacidad de los envíos de mercancías y el disparo de la demanda por parte de los consumidores ha tenido como consecuencia un salto en los precios de los fletes y afectaciones a las habituales rutas comerciales marítimas.

Representantes de la Asociación de Navieros de República Dominicana indicaron que todavía es posible que los fletes suban “un poquito más”. Las leyes de oferta y demanda se cumplen sin piedad en el mercado de barcos y contenedores, y las embarcaciones transitan con más seguridad hacia los puertos de quienes están dispuestos a pagar más por los despachos de mercancías.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE