jueves, 2 de septiembre de 2021



 

Las luces volvieron para unos cuantos afortunados, algunas tiendas reabrieron sus puertas, y las cuadrillas de limpieza despejaron árboles y escombros de un creciente número de caminos el miércoles: Pequeñas muestras de progreso en medio de una tarea monumental para reparar el daño causado por el huracán Ida.

De cualquier forma, las penurias siguen siendo generalizadas tres días después de que el meteoro azotó Luisiana y partes de Mississippi con una fuerza tal que lo convirtió en el quinto huracán de mayor magnitud en tocar tierra en Estados Unidos continental. Algunas comunidades ubicadas en zonas bajas continúan bajo el agua. Cerca de un millón de residencias y empresas siguen sin servicio eléctrico, y las autoridades de salud indicaron que más de 600.000 no tienen agua corriente.

La cifra de víctimas fatales aumentó a por lo menos seis después de que un forense confirmó que una mujer de 65 años se había ahogado dentro de su casa en Luisiana y la policía de Maryland informara que un joven de 19 años había sido encontrado sin vida dentro de un complejo residencial inundado por los aguaceros de los remanentes de Ida. Y la increíble magnitud del desastre comenzó a quedar clara: una compañía privada calculó que los daños totales provocados por Ida podrían superar 50.000 millones de dólares.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE