lunes, 20 de septiembre de 2021

 


Los cineastas Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán han estrenado su séptima obra cinematográfica “La fiera y la fiesta”, filme en el dirigen a estrellas del séptimo arte como Geraldine Chaplin, Udo Kier y Luis Ospina y con el que buscan homenajear al cineasta dominicano Jean-Louis Jorge, creador de piezas como los largometrajes “Mélodrame” (1976) y “La serpiente de la luna de los piratas” (1973). A pesar de que el estreno mundial de “La fiera y la fiesta” fue en la sección “Panorama” del Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale) en el 2019, este filme por fin está en las salas de cines locales donde nuevas generaciones podrán ver el mundo de Jean-Louis Jorge a través del lente de dos excepcionales cineastas.

¿Qué los motivó filmar la historia de “La fiera y la fiesta”?
Laura Amelia Guzmán:
En el 2015 nos topamos con Luis Ospina en un festival de cine y él nos preguntó si teníamos una cámara. Nos dijo que tenía una gravedad, que no sabía cuánto iba a durar y que lo grabásemos porque nos iba a contar cosas de Jean-Louis. Nos sembró eso ahí. Ya era un compromiso que teníamos de ahí en adelante y fue fascinante. Él mismo me fue dando las pistas que me fueron conectando con gente y que yo iba siguiendo como si estuviera buscando un tesoro escondido. Así descubrí el secreto mejor guardado del cine latinoamericano.
Israel Cárdenas: Sí, el hecho de que nos hubiera compartido ciertas experiencias no podíamos dejarlas guardadas ahí. En un punto hasta pensamos en hacer un documental, pero llegamos a la conclusión de que queríamos hacer una película con referencias de Jean-Louis, su trabajo y restos de él. Era como un camino para explorar y así llegamos.
LAG:
Para llegar a la película que está en pantalla exploramos todos los planes y posibles escenarios de la historia que pudiéramos imaginarnos. El guion se terminó de escribir en la edición porque ahí todavía había tantas posibilidades y era tan rico ese universo que seguíamos moviendo muchísimas piezas.
IC:
Sí, el rodaje y también el trabajo de edición fue bastante particular. Esta cosa de volver, de regresar y a repetir, contar la historia varias veces dentro de la película y la puesta en escena. Las temáticas fueron recurrentes, la forma en que las armamos también fueron parecidas.
LAG:
Fue pasarnos varios años encontrando proyectos, guiones que Jean-Louis nunca filmó, que aparecieron en distintas latitudes del planeta, y analizar todo eso y darte cuenta de que, parecido a lo que nos sucede a nosotros, es la misma película contada de diferentes maneras, pero al final era la misma película. Entonces era entender ese universo y ese mecanismo y tratar de seguirlo.

¿Creen que esta experiencia ha influido en la forma que harán cine de ahora en adelante?
IC:
Cada película es una cosa distinta, pero en este caso es mucho más grande el contraste. No tenemos el contexto de un drama social, todo sucede en el mismo lugar en un tiempo indeterminado con personajes de muchos lugares. Eso hace que sea muy distinto a lo que habíamos hecho. Tuvimos la posibilidad de hacer una película de una narrativa menos convencional. No creo que volvamos a hacer una peli como esta. No lo tenemos previsto.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE