lunes, 13 de septiembre de 2021


 

El mundo la conoció por su papel más emblemático, el de Blanca Flores en la serie original de Netflix Orange is the New Black, personaje que interpretó entre 2013 y 2019.

Sin embargo, Laura Gómez ha participado en más de una veintena de títulos tanto del cine como de la pantalla chica que incluye series como: Law & Order o The Last O.G. Además, es escritora y directora de cine.

Ahora, y como ha sucedido con otros artistasdurante la pandemia, la actriz criolla ha diversificado aun más su carrera y está inmersa en un proyecto donde explora su lado de comunicadora en el podcast denominado Baraja eso. De este nuevo reto profesional y otros aspectos de su carrera, habló para Diario Libre.

—¿Cómo surgió este proyecto que asumiste?

Surgió precisamente porque estaba en una especie de incertidumbre profesional y porque tras veinte años viviendo en la ciudad de Nueva York había decidido mudarme de vuelta a Santo Domingo, aunque sin tener muy claro si me quedaba o no. Luego, en medio del caos de la pandemia, el año pasado perdí un trabajo en Estados Unidos por el tema de los requisitos de la cuarentena y me pegó muy duro, porque me hizo sentir con muy poco control, así que decidí crear un espacio que me ayudara a procesarlo y en el cual conversar sobre estas inseguridades y mieditos, que además sabía le estaban afectando al mundo entero.

Un día hablando con mi amigo de años y colaborador creativo, Pablo Lozano, me percaté de que sería interesante crear un podcast desde una perspectiva femenina/masculina y caribeña, pero además tener invitados de diferentes nacionalidades, géneros y oficios.

—Hoy en día hay una auténtica fiebre del podcast, pero no todos tienen la misma calidad. ¿Qué diferencia un buen podcast?

Para mí se trata de la autenticidad y la honestidad del contenido. Produzco “Baraja eso” junto a una compañía con base en México llamada Sonoro, que encontró interesante mi propuesta. Pablo y yo hemos sido amigos desde hace años, y ambos somos observadores y muy afines en nuestra manera de ver el mundo, así que, en nuestra determinación de llevar una vida plena y feliz, decidimos lanzarnos de lleno y desnudar el alma con nuestra audiencia, enfrentando nuestros demonios y temores públicamente, con ojo crítico y con deseos de ir de lo particular, partiendo de nuestra realidad caribeña, hasta llegar a temas universales que nos afectan de manera colectiva.

—Vienes de uno de los proyectos televisivos más populares, Orange is The New Black, que precisamente cumple 9 de años, ¿qué significó este serial para tu carrera?

Fue sin duda alguna, un antes y un después en mi carrera y en mi vida. Fue un show que me abrió las puertas de una industria muy difícil, en la que llevaba años tratando de penetrar, pero también fue un espejo de muchas cosas que tuve que enfrentar relacionadas al ego y al éxito. El oficio del actor es frágil, y el hecho de haber sido parte de una maquinaria como esa, tuvo sus matices y sus bemoles, aunque en muchos sentidos fue un gran aprendizaje y al final, todo para un gran crecimiento personal y profesional. Estoy muy agradecida.

—¿Cuáles son los próximos proyectos cinematográficos o televisivos en los que te veremos?

Ahora comienzo rodaje de una película dominicana, y en el horizonte se vienen algunas cosas interesantes que aún están en negociaciones. Una de ellas es la voz de un personaje en una película animada, lo cual me hace mucha ilusión, porque me encanta el mundo del Voice Over. Pero además, estoy escribiendo más, y en ese sentido, estoy involucrada como guionista en un proyecto de un amigo en México que ha pasado a una nueva faceta de desarrollo.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE