jueves, 23 de septiembre de 2021


 

El reconocido ingeniero civil italiano Gian Michele Calvi es la fuerza creativa detrás del diseño seleccionado para el proyecto de la nueva Embajada y Residencia del Embajador de Italia. Aquí Calvi, que también es profesor del Instituto Universitario de Estudios Superiores de Pavia en Italia y profesor adjunto de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Estados Unidos, ha creado un diseño que ha combinado valores de la arquitectura italiana con nuevas tecnologías y la sostenibilidad del suministro para la construcción.

—¿Cómo se involucró en este proyecto?

La embajada italiana presentó una licitación pública, que ganamos. El interés en este proyecto proviene de un cierto conocimiento de la República Dominicana, porque en el pasado he dado conferencias en algunas universidades como la PUCMM, Intec, UASD y Utesa por invitación del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología.

—¿Cuál es el concepto en el que está basado el diseño de la nueva embajada?

El primer concepto se refiere a la presencia de una gran dignidad del edificio de la embajada que representa a nuestro país en la República Dominicana, sin entrar en apelaciones barrocas. Una dignidad hecha de contenidos. Otros conceptos fundamentales son los de gran funcionalidad, relacionados con la independencia con respecto al suministro de electricidad y una gran seguridad entendida como security (fuerte estabilidad y resiliencia del edificio) y como safety (por ejemplo, frente a terremotos).

—¿Qué fue lo que más le gustó del proceso de crear este diseño?

El aspecto del proceso que más me gustó y estimuló fue encontrar soluciones que respondieran a los conceptos básicos anteriores, es decir, las soluciones arquitectónicas, estructurales, de instalaciones y de relación entre los diferentes edificios manteniendo una alta eficiencia de las soluciones diseñadas.

—¿Cómo se realizó la selección de las tecnologías utilizadas en el diseño de la nueva embajada?

Hay algunos aspectos importantes en este proyecto. La sede real de la embajada y el consulado es un edificio de un piso sobre el suelo sin pilares intermedios, por lo que en este caso la tecnología significa una gran flexibilidad arquitectónica en el plan. La residencia del embajador es una especie de puente que se apoya sobre seis aisladores sísmicos que lo hacen totalmente insensible a los eventos sísmicos. El puente descansa a un lado sobre las oficinas de la Embajada y por el otro sobre un pequeño edificio dedicado a servicios, alojamiento personal e instalaciones.

Desde el punto de vista de la resiliencia de las instalaciones mencionamos el sistema eléctrico. Toda la energía eléctrica requerida para el funcionamiento de todo el complejo se basa en el uso de baterías, capaces de garantizar diez horas de funcionamiento totalmente autónomo. Las baterías se alimentan en primer lugar de paneles fotovoltaicos que continúan recargándolas, en segundo lugar –como respaldo– están conectadas a la red pública (que puede recargar las baterías en caso de necesidad, días nublados, etc.) y en tercer lugar habrá un pequeño grupo electrógeno, que debería entrar en funcionamiento solo en el caso de que -con muy baja posibilidad- falten las dos fuentes de suministro de energía anteriores.

—¿Qué tan importante cree que es que se popularice el uso de estas tecnologías en otros proyectos realizados en el área de El Caribe?

El uso de aisladores para la protección sísmica ciertamente se extenderá. Nosotros mismos ya hemos diseñado algunos puentes aislados en Costa Rica en la frontera con Panamá. Es una tecnología que protege contra eventos sísmicos y no aumenta sustancialmente los costos de construcción. A su vez, el uso de baterías alimentadas por paneles solares es evidente que se extenderá cada vez más. En el área geográfica del Caribe la presencia del sol es una constante, proporciona energía limpia y gratuita. Además, el coste de las baterías está disminuyendo continuamente y la eficiencia aumenta cada vez más gracias a otras áreas como la industria de la automoción.

 

CREDITOS  A DIARIO LIBRE