martes, 7 de septiembre de 2021


 

Por el estado deplorable en que se encuentra la estructura física de la Escuela y Liceo Parroquial San Pablo Apóstol, las clases presenciales no se iniciarán el próximo 20 de septiembre, fecha anunciada por el Ministerio de Educación para el inicio del año escolar 2021-2022.

Un total de 1,400 estudiantes podrían perder el año escolar, ya que los maestros y personal de apoyo se niegan a integrarse a la docencia debido al mal estado de centro, ubicado en el sector del Cristo Rey.

El cura párroco, José Luis Hernández, dijo que la decisión se tomó en respuesta a la “sordera e ineptitud de los representantes del Ministerio de Educación que en dos años de lucha no han querido atender a sus reclamos”.

José Luis Hernández dijo que la decisión se tomó en respuesta a la “sordera e ineptitud de los representantes del Ministerio de Educación”

“El ministro Roberto Fulcar, a quien yo le hablé hace un mes en un lugar que coincidimos, me dijo que eso era viejo y que si eso era viejo por qué yo le decía que podía armarse un lío con la comunidad por el estado de la escuela”, expresó el sacerdote.

Explicó que hace dos años las autoridades pasadas de evaluaron la edificación y anunciaron que iban a intervenir, pero todo se quedó en un anuncio y que este martes llegaron unos trabajadores del Minerd con una pintura y no los dejaron trabajar porque la estructura tiene grietas y filtraciones que hay que corregir.

“Además de las grietas y filtraciones porque es una estructura de más de 60 años”, aquí no hay cocina, ni comedor y por eso no se ha podido entrar a la modalidad de tanda extendida y nosotros exigimos que la escuela sea intervenida por la seguridad de los estudiantes, maestros y personal de apoyo”, agregó el padre Hernández.

Conny Uceta, presidenta de la Asociación de Padres, pidió a las autoridades de Educación sentarse a dialogar con la comunidad, pues entiende que ha habido dejadez para resolver la situación.

También demandó la continuación de los trabajos del Politécnico que se levanta en la avenida Nicolás de Ovando que fueron paralizados hace seis meses, ya que se contribuiría a descongestionar los pocos que hay en la zona y evitar que decenas de jóvenes se queden sin matriculación por falta de espacios físicos.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE