lunes, 27 de septiembre de 2021


 

Es una semana relevante para la agenda del presidente estadounidense Joe Biden, una vez que los líderes demócratas recortaron su paquete de impuestos y gastos de 3.5 billones de dólares, a fin de obtener el apoyo de los legisladores restantes y trabajar para aprobar rápidamente la iniciativa y evitar un cierre de gobierno.

La agenda de Biden en asuntos nacionales cuelga en la balanza, a riesgo del colapso y los efectos colaterales si él y los líderes demócratas no pueden reunir a su partido para sacar adelante la que podría ser una iniciativa importante y la renovación más grande de prioridades gubernamentales en décadas. Durante el fin de semana, Biden habló personalmente con legisladores sobre pasos posibles, de acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca que pidió mantener el anonimato para discutir las conversaciones privadas.

Como se esperaba, el voto del lunes para un paquete bipartidista relacionado de infraestructura de un billón de dólares es ahora pospuesto para el jueves en medio de negociaciones en curso. De manera más inmediata, el Senado tiene un voto de prueba programado para el lunes que mantenga al gobierno con fondos y evitar un incumplimiento de deuda federal antes de la fecha límite del jueves para el año fiscal. Esa medida parece enfilarse a un bloqueo de los senadores republicanos —lo que asegura que los legisladores tendrán que tratar de nuevo en la semana.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE