jueves, 9 de septiembre de 2021


 

Las autoridades de la República Dominicana se ha impuesto el reto de lograr que sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) se reduzcan tanto que logren asimilarse a la cantidad de este gas que es retirado de la atmósfera de la isla, alcanzando lo que suele llamarse neutralidad de carbono.

A partir de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Acuerdo de París del 2015, el país tiene el compromiso de una contribución nacionalmente determinada del CO2 del 27% para el año 2030. El presidente Luis Abinader recordó que a partir de ese año un 20% de esa reducción será condicionada por la cooperación internacional, mientras un 7% dependerá de los esfuerzos propios del país.

Dijo saber que esto no es suficiente, por lo que han acordado impulsar y aumentar progresivamente la ambición climática, fijándose como meta para el año 2050 el objetivo de la neutralidad de carbono”.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE