sábado, 25 de septiembre de 2021


 

El periodista congoleño Pierre Sosthène Kambidi se encuentra detenido en relación con el asesinato en 2017 de dos expertos de la ONU en la República Democrática del Congo (RDC), informó el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ).

En un comunicado remitido este sábado a Efe, el CPJ indicó que militares vestidos de paisano arrestaron el pasado lunes en un hotel de Kinshasa a Kambidi, reportero que trabaja para la agencia francesa de noticias AFP y la web informativa local Actualité.

El periodista fue detenido e inicialmente interrogado como testigo en el caso del asesinato en 2017 de dos expertos de la ONU, el estadounidense Michael Sharp y la sueco-chilena Zaida Catalán, en la provincia congoleña de Kasái Central (sur).

Este miércoles, Kambidi fue acusado de los presuntos delitos de terrorismo, asociación delictiva e insurrección, indicó Actualité.

Kambidi, que cubrió en su momento el crimen de los dos peritos de la ONU, está detenido en la oficina del auditor general, una autoridad responsable de la justicia militar en el país, según el director de Actualité, Patient Ligodi.

De acuerdo con Ligodi, el arresto de Kambidi, que desarrolla su labor desde Kananga, capital de Kasái Central, está relacionado con el deseo de la fiscalía de saber cómo llegó a manos del periodista un vídeo de los asesinatos de Sharp y Catalán.

La detención de Kambidi 'envía un mensaje escalofriante a la prensa en la República Democrática del Congo', afirmó la coordinadora del CPJ en África, Ángela Quintal.

'Las autoridades congoleñas deben respetar el derecho de Kambidi a mantener la confidencialidad de sus fuentes, y deben ponerlo en libertad de inmediato y abandonar cualquier investigación sobre su trabajo', agregó Quintal.

La ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresó este viernes su 'profunda preocupación' por la detención del informador.

'La detención prolongada de este periodista es tanto más preocupante cuanto que se lleva a cabo bajo la atenta mirada de la ONU, que participa en las audiencias en el marco de un mecanismo creado para ayudar a la justicia militar congoleña', agregó MSF en su cuenta de la red social Twitter.

El asesinato de Zaida Catalán y Michael Sharp ocurrió el 12 de marzo de 2017.

Catalán y Sharp desaparecieron junto a cuatro congoleños que trabajaban con ellos mientras investigaban la violencia que azotaba a varias regiones de la parte meridional de la RDC en la provincia de Kasái Central.

Ambos expertos eran miembros del grupo creado por la ONU para vigilar las sanciones impuestas a la República Democrática del Congo por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En un principio, el Gobierno congoleño culpó del crimen a la milicia Kamuina Nsapu, que en 2016 se alzó contra las autoridades en Kasái Central para vengar la muerte de su caudillo a manos del Ejército.

Sus enfrentamientos contra las fuerzas del orden causaron cientos de muertos y cerca de medio millón de desplazados.

Una investigación de la ONU en 2017 concluyó que los dos expertos pudieron ser víctimas de una emboscada al azar de una milicia, pero no descartaron una posible implicación de las autoridades. EFE

py-pa/amg

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE