lunes, 13 de septiembre de 2021


 

Aunque el certificado de defunción de una muerte ocurrida el 5 de julio de 2021 cita que la persona falleció por hipoxia cerebral y asfixia mecánica por ahorcamiento, pero además tenía COVID-19, dicho deceso es uno de los casos que el Registro Civil de la Junta Central Electoral (JCE) contabiliza entre más de 8,000 muertes relacionadas con la pandemia, una cifra que dobla las oficiales del Ministerio de Salud Pública.

En San Cristóbal, donde se registró esa defunción, la JCE también cuenta como un caso más de COVID-19 una muerte ocurrida el 22 de julio de 2020 cuyas causas se atribuyen a un proceso febril, “P/B (probable) COVID-19 negativo”, y a su vez como un caso probable de dengue.

También suma otras muertes ocurridas en distintas fechas y lugares cuyos datos indican que la persona estaba negativa al coronavirus.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE