jueves, 16 de septiembre de 2021


 

El exministro de Deportes keniano Hassan Wario fue condenado este jueves a seis años de cárcel evitables con el pago de una multa de 3,6 millones de chelines (cerca de 28.000 euros) por malversación en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Wario era uno de los seis funcionarios sobre los que pesaban cargos de abuso de poder y malversación de 55 millones de chelines (425.000 euros) de dinero público en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, empleados en el pago de dietas y gastos a personas no autorizadas.

El exministro, cesado como embajador keniano en Austria en 2019, fue condenado en el Tribunal Superior de Nairobi por la jueza anticorrupción Elizabeth Juma.

"Hubo un mal uso de dinero durante los Juegos Olímpicos de Río. Este no es el espíritu de la Carta Olímpica. El presupuesto de los Juegos debe adaptarse a las necesidades", explicó la jueza, citada por medios locales.

La magistrada también condenó este jueves al líder del equipo olímpico de Kenia en Río 2016, Stephen Arap Soi, a doce años de prisión evitables mediante el pago de una multa de 105 millones de chelines (algo más de 810.000 euros).

Otros cuatro acusados fueron exonerados en un proceso en el que el legendario atleta y expresidente del Comité Olímpico Nacional de Kenia Kipchoge Keino actuó como testigo clave de la Fiscalía.

El atleta también llegó a ser acusado de abuso de cargo e incumplimiento de leyes relacionadas con la administración de fondos públicos, pero esas acusaciones se retiraron en 2018 tras probarse que no estaba implicado en el escándalo.

Kipchoge 'Kip' Keino se erigió en leyenda del atletismo tras lograr el oro en la prueba de 1.500 metros en los Juegos Olímpicos de México 1968, y cuatro años más tarde en los de Múnich en los 3.000 metros obstáculos.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE