sábado, 11 de septiembre de 2021


 

Volverá a realizar el recorrido solemne a los sitios donde se perdieron vidas. Una vez más inclinará la cabeza para una oración silenciosa y ofrecerá palabras de consuelo para aquellos cuyas vidas cambiaron para siempre en aquel brillante septiembre hace dos décadas.

Pero esta vez, Joe Biden será el comandante en jefe en la conmemoración del peor ataque terrorista en Estados Unidos. Ahora tiene la responsabilidad de los presidentes anteriores de prevenir futuras tragedias, y debe hacerlo frente a los nuevos temores de un aumento del terrorismo tras la salida de Estados Unidos de Afganistán, el país desde donde se lanzaron los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Este aniversario se realiza poco más de dos semanas después de que un atacante suicida en Kabul matara a 13 militares estadounidenses que ayudaban en la retirada de Afganistán. Y a medida que los talibanes regresan al gobierno afgano, existen preocupaciones de que el país pueda volver a ser una plataforma de lanzamiento de ataques.

Pero para Biden, al igual que para sus predecesores, el aniversario del 11 de septiembre también puede representar una oportunidad para tratar de recuperar el sentido de unidad nacional que se vivió tras los ataques hace 20 años, un espíritu que se desvaneció hace mucho tiempo debido a divisiones políticas.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE