lunes, 6 de septiembre de 2021


 

Emelania Martínez llora desconsolada en la despejada sala de su casa a la espera del cadáver de su hijo Edison José Ulloa Martínez, de 37 años, y se niega a velar los pedazos de los restos encontrados varias horas después de su desaparición, sin la cabeza, porque cree que no es digno ni justo.

En la comunidad El Cruce de la sección Gurabito de Yaroa, del distrito municipal Yásica Arriba, en Puerto Plata, la gente se ve entristecida. Todavía no superan que su vecino, Ulloa Martínez, fuera encontrado cortado en tres pedazos, y por cuyo crimen la Policía detuvo a siete personas a quienes investiga; uno de estos, había amenazado de muerte a la víctima.

La familia Ulloa Martínez se volcó junto a sus vecinos por los montes en busca del muchacho, al que vieron con vida, la última vez, el pasado jueves por la mañana cuando salió, por mandato de su madre, a limpiar el patio de la casa que recién había comprado la familia, a unos pocos metros más delante de la que habitan. Una media hora después, cuando la madre fue a buscarlo, la víctima ya no estaba.

Jaime Thomás Martínez fue el primero en encontrar, el viernes por la noche, el tronco con los brazos de su hermano. De inmediato, llamaron a la Policía para que sus peritos descubrieran el cuerpo introducido en una funda y un saco.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE