lunes, 27 de septiembre de 2021


 

“He visto a mi familia y a mis amigos sufrir y desgastarse, he tenido que incurrir en gastos significativos en pago de abogados, mis negocios y proyectos se estancaron y perdí a un hijo que se fue a la tumba atormentado por mi situación”.

Este balance lo hizo Ángel Rondón Rijo, principal imputado por los US$92 millones de los sobornos de Odebrecht, durante el último día del juicio de fondo, en el que aprovechó para declararse inocente y referir que tiene fe en Dios y en la justicia.

“Debo decir, tanto a las juezas que hoy me escuchan por última vez, al Ministerio Público... como a la población dominicana, que me queda la tranquilidad y la paz de que, como siempre he dicho, no soy la persona que Odeberehct utilizó para dar sobornos a funcionarios”, dijo.

CREDITOS A DIARIO LIBRE