martes, 17 de agosto de 2021


 

Una periodista china condenada a cuatro años de cárcel por informar sobre los inicios del COVID-19 en la ciudad de Wuhan se encuentra en mal estado de salud debido a una prolongada huelga de hambre, dijeron su madre y un abogado.

Zhang Zhan fue hospitalizada el 31 de julio y ahora pesa menos de 40 kilos (90 libras), según un mensaje enviado por la madre a un grupo en las redes sociales chinas. Las autoridades notificaron a la familia que ella estaba mal de salud y les dijeron que fueran a la prisión, dijo Peng Yonghe, un abogado que habló con la madre sobre la visita.

Sus padres y su hermano fueron a Shanghái el 2 de agosto, pero solo se les permitió hablar con ella por teléfono. Su caso ha generado expresiones de apoyo.

No se pudo contactar a la madre para hacer comentarios.

La Administración Penitenciaria de Shanghái tampoco ha comentado al respecto.

Las autoridades detuvieron a Zhang en mayo de 2020 cuando China intensificó la censura sobre la pandemia, que se detectó por primera vez en Wuhan. El gobierno ha enfrentado acusaciones de que ocultó sus primeros errores y retrasó la publicación de información que habría ayudado a frenar la propagación del virus.

Zhang viajó a Wuhan poco después de que la ciudad iniciara una estricta cuarentena en febrero del año pasado. Subió a YouTube decenas de videos cortos y temblorosos grabados con celular que mostraban la vida durante el confinamiento.

En un video un guardia golpea repetidamente su teléfono y la amenaza mientras filmaba una disputa.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE