miércoles, 25 de agosto de 2021

 


El gobierno camina a su segundo año de gestión bajo los ataques y cuestionamientos de una oposición política que dejó atrás su bajo perfil y las posiciones moderadas.

Las críticas las fundamentan mayormente los partidos de la Liberación Dominicana (PLD), Fuerza del Pueblo, Revolucionario Dominicano (PRD) y Alianza País (Alpais), quienes al evaluar el primer año de gestión pusieron en tela de juicio las acciones adoptadas por el presidente Luis Abinader.

Desde la esfera peledeísta, la voz la elevó el secretario general de la organización Charles Mariotti, quien aseguró que el cambio prometido por el mandatario “va en reversa”.

“Es cierto que la sociedad dominicana votó por un cambio. Sin embargo, a un año de gestión, la insatisfacción es evidente, la mayoría de los dominicanos piensan que el país va por mal camino”, destacó Mariotti.

Por los lares de Fuerza del Pueblo, su presidente Leonel Fernández atacó en un discurso a la nación algunas ejecutorias del Gobierno, entre las que citó la aplicación de la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19, el incremento de los precios de los productos de la canasta básica, así como el “abandono” de los hospitales y la falta de recursos humanos en estos centros, debido a las “indiscriminadas cancelaciones de profesionales y técnicos de alta calificación en el área” que despliega la gestión del PRM.

Su par, pero de Alianza País, Guillermo Moreno, atribuyó al primer año de gestión de Abinader, tener más sombras que las luces al tratar, según dice, de esconder con publicidad un cambio solo traducido en promesas incumplidas.

“Marcaron como preocupante el incremento de la deuda pública de casi US$5,000 millones por trimestre. Este gobierno ha endeudado más el país en su primer año que el total de endeudamiento acumulado en los 60 años de vida democrática hasta el 2014. Mientras a pesar de las promesas, se mantiene un incremento de los precios de los productos de primera necesidad y un elevado precio de los combustibles”, planteó.

Previo al 16 de agosto, desde el PRD, su presidente Miguel Vargas Maldonado, también hizo su evaluación y consideró que Abinader luce “sin rumbo y como si estuviera en piloto automático”.

Los partidos opositores se habían mantenido en una especie de tregua política, la que habrían roto con el primer año de gestión de Abinader.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE