miércoles, 18 de agosto de 2021


 

El presidente de Perú, Pedro Castillo, afronta su primera gran crisis de Gobierno con la renuncia este martes de su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Béjar, quien estuvo 19 días en el cargo, tras hacerse públicas unas antiguas declaraciones donde asegura que 'el terrorismo en el Perú lo inició la Armada'.

Tras dos días de intensas críticas, Béjar presentó su renuncia irrevocable y ahora Castillo tendrá que hacer cambios a marchas forzadas en su gabinete, duramente cuestionado por la oposición, que desde el inicio de su mandato pedía la salida de varios ministros que considera de izquierda radical, entre ellos el ahora ya excanciller.

La renuncia a la cartera de Exteriores de este sociólogo y exguerrillero, de 85 años, se da a menos de diez días de que el nuevo Ejecutivo acuda al Parlamento para solicitar el voto de confianza, previsto para el 26 de agosto.

Declaraciones polémicas

'Eso se puede demostrar históricamente y han sido entrenados para eso por la CIA', sostuvo el sociólogo, quien fundó el efímero Ejército de Liberación Nacional (ELN) peruano y llegó a conocer a Ernesto 'Che' Guevara en Cuba.

Estos dichos de Béjar se dieron en una charla virtual con simpatizantes de izquierda en febrero, cuando Castillo era todavía un candidato ampliamente desconocido y no figuraba entre los probables ganadores de los comicios.

En la grabación, el excanciller hace presuntamente alusión a hechos de la década de 1970, aunque la mayoría de los medios peruanos y de la oposición lo han interpretado como una mención al conflicto armado interno (1980-2000), desatado por la guerrilla maoísta Sendero Luminoso y el marxista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

El informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) establece claramente que fue Sendero quien se apartó del sistema democrático para iniciar una lucha armada con actos terroristas que dejaron unos 69,000 muertos, la mayoría a manos de este grupo liderado por Abimael Guzmán.

En la víspera, la difusión de esta charla fue tildada de manipulación por la Cancillería peruana y de 'afrenta' por la Marina de Guerra, mientras la oposición anticipaba una posible moción de censura contra Béjar en el Congreso.

Hasta al momento, las únicas expresiones públicas del exfuncionario tras confirmarse su renuncia se difundieron en las redes sociales, donde afirmó: 'Vuelvo a ser libre!!! La lucha continúa'.

Chance para cambiar

El excanciller era uno de los ministros que la oposición parlamentaria exigía a Castillo cambiar para darle el voto de confianza al Gobierno, al considerar que era una de las figuras más vinculadas a la izquierda radical y cercana a Vladimir Cerrón, el líder y fundador del partido oficialista, el marxista Perú Libre.

Ahora, la renuncia de Béjar obliga a Castillo a encontrar un sustituto que, de responder a un perfil más moderado, podría allanar un poco el camino para la cita del próximo 26 de agosto, cuando el gabinete se presentará ante el pleno Parlamento para exponer la política general del Gobierno y solicitar la investidura.

Aún así, las garantías siguen siendo pocas por el rechazo que genera el primer ministro, Guido Bellido, un congresista machista y homófobo, imputado por terrorismo por supuestos vínculos con los remanentes de Sendero Luminoso y por lavado de dinero en la presunta financiación ilícita de su campaña.

Esta investigación, que abrió la semana pasada la Fiscalía, también implica a Cerrón y al congresista de Perú Libre Guillermo Bermejo.

Bellido también está siendo procesado por supuesta apología al terrorismo por reinvindicar en redes sociales a Edith Lagos, una de las caras famosas de los primeros años de Sendero.