jueves, 5 de agosto de 2021


 

Para que el Estado dominicano pueda tener una eficiente lucha contra la corrupción y su prevención necesita fortalecer sus dos organismos fiscalizadores: la Contraloría General de la República y la Cámara de Cuentas.

En este aspecto coincidieron Plácido Mercedes Ortiz, presidente de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de Fraudes y Crímenes Financieros, y Juan Iván Rogers, presidente del Instituto Internacional de Auditores Forenses Antifraude, quienes explicaron que ambas instituciones deben someterse a un proceso de readecuación.

Mercedes Ortiz consideró que ambas instituciones carecen de la logística, la estructura y el personal para poder fiscalizar el presupuesto público. Agregó que los auditores forenses antifraude pudieran dar soporte a esos dos órganos.

Planteó que el Gobierno debe mirar hacia los gremios de auditores en búsqueda de ayuda para los órganos de control y fiscalización, en los cuales estos participen como consultores.

Destacó que han realizado evaluaciones al personal de ambas instituciones y que “en su mayoría son muy buenos, son profesionales”. Sin embargo, declaró que el marco legal que crea cada uno de esos órganos debe ser actualizado para agregar nuevas herramientas de control y persecución.

En tanto, el presidente del Instituto Internacional de Auditores Forenses Antifraude sostuvo que si el Estado logra fortalecer a ambas instituciones, invirtiendo en capacitación, estructura y tecnología “yo creo que tienen un país que puede mejorar mucho para mitigar la corrupción”.

Durante una entrevista con Diario Libre, en el marco de la tercera graduación de auditores forenses antifraude, Roger detalló que esta especialidad es la máxima del contador público, cuya función, de forma integral, es la prevención, disuasión, control, regulación, investigación y esclarecimiento de la posible ocurrencia de fraude, corrupción y lavado de dinero ante individuos, empresas, gobierno y justicia.

 

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE