lunes, 23 de agosto de 2021


 

A un día de la operación que devolvió al Estado dominicano el control total sobre Refidomsa, el ministro de Hacienda, José Manuel ‘Jochi’ Vicente, resalta que la refinería tenía “un grillete que no le permitía avanzar”, debido a las sanciones que desde 2019 aplica Estados Unidos a la petrolera estatal venezolana PDVSA, que por los últimos 11 años fue dueña del 49 % de las acciones de la refinería.

Fue PDV Caribe, una filial de PDVSA, la que en marzo pasado propuso la operación al gobierno dominicano. La petrolera venezolana, que enfrenta serios problemas de liquidez para pagar a sus acreedores, presentó una solución que permitía a Patsa —filial del Grupo Rizek— obtener algo a cambio de los devaluados bonos venezolanos que tenía en su poder, mientras que para el gobierno venezolano representaba una salida para cumplir con Patsa y bajar su deuda pública, y al gobierno dominicano le permitía lograr la vieja aspiración de retomar el control total de la refinería.

—¿Cómo se armó la operación para recuperar las acciones?

El 26 de marzo de este año PDV Caribe nos envió una carta diciendo que ellos habían llegado a un acuerdo con una empresa llamada Patsa y en la carta establecía los términos de la propuesta. Básicamente estaban siguiendo lo que dicen los estatutos sociales de Refidomsa: antes de vender la acción a un tercero, ellos tenían que poner la oferta sobre la mesa a su otro accionista que, en este caso, era el Estado dominicano. Los estatutos establecen 60 días para dar esa respuesta.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE