miércoles, 18 de agosto de 2021


 

El embajador de Haití en Estados Unidos, Bocchit Edmond, confió este martes en que su país celebrará 'lo más pronto posible' elecciones, aunque reconoció que el terremoto de magnitud 7,2 que sacudió el pasado sábado a la nación caribeña “por supuesto” afectará ese proceso.

Edmond se refirió en una entrevista telefónica con Efe a la situación en Haití, donde este martes la cifra de muertes se elevó a 1,941 muertos y los heridos ya suman 9,900.

El terremoto del fin de semana, que golpeó principalmente el departamento del Sur, cuya capital es Les Cayes, ocurrió menos de un después de que el primer ministro de ese país, Ariel Henry, asumiera el pasado 20 de julio el cargo tras el magnicidio del presidente haitiano, Jovenel Moise, el pasado 7 de julio.

Henry prometió durante su investidura que se centrará en crear las condiciones para organizar las elecciones, que consideró son 'innegociables'.

“Estoy seguro que el Gobierno del primer ministro Henry dará esta garantía de celebrar las elecciones de todas maneras, porque queremos tener un país democrático”, afirmó Edmond.

El embajador admitió que enfrentan 'desafíos”, pero consideró que el Gobierno de su país tiene la responsabilidad de asegurar la atención de los afectados y de trabajar al mismo tiempo para poner en marcha las estructuras de cara al proceso electoral.

“De todas maneras, tenemos que tener elecciones porque tenemos que tener un parámetro, tenemos que tener un presidente, tenemos que tener autoridades locales. Esto es parte de un país democrático”, defendió.

“Y nosotros hemos decidido ser un país democrático. Por eso -agregó-, tenemos que celebrar las elecciones puede que no sea rápidamente, pero tenemos que hacerlo lo más pronto posible”.

En todo caso, admitió que será el primer ministro en coordinación con los partidos políticos y la sociedad civil los que deberán llegar a un acuerdo sobre una fecha para los comicios.

Sobre las necesidades tras el sismo, el embajador indicó que requieren donaciones para el sector médico y carpas para ubicar a quienes quedaron sin un techo y ahora han sido afectados por el paso de la tormenta tropical Grace.

Admitió que en el 2010, cuando otro terremoto azotó su país dejando más de 300,000 muertos y una cifra similar de heridos, cometieron “errores” al no tener una coordinación para el manejo de la ayuda internacional, lo que llevó a que recibieran donaciones que no necesitaban.

Edmond agradeció el apoyo internacional y en especial la “rápida” respuesta del Gobierno del presidente Joe Biden, que delegó en Samantha Power, la administradora de la agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), la coordinación de la ayuda estadounidense a Haití.

“Puedo decir que esta relación de amistad, de verdad, ya lo probaron, es una amistad muy cercana, muy estrecha”, afirmó.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE