lunes, 9 de agosto de 2021


 

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este lunes con una caída del 2.83 %, hasta los 66.35 dólares el barril, arrastrado por la preocupación en torno al repunte de casos de COVID-19.

A las 9:07 hora local, en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en septiembre descendían 1.93 dólares con respecto al cierre anterior.

El petróleo de referencia estadounidense comenzaba la jornada en rojo tras dejarse el 7 % en el conjunto de la semana pasada entre temores por el empeoramiento de la situación epidemiológica en Estados Unidos y China.

La inquietud por el impacto sobre la demanda en el sector energético se extendió especialmente después de que Estados Unidos registrara un incremento semanal inesperado en los inventarios de crudo nacionales.

“Con varios países viendo más casos de la variante delta, el difícil estimar el impacto económico globalmente, especialmente dados los grados de éxito con la vacuna y las diferentes actitudes hacia las restricciones”, opinó el analista Craig Erlam, de la firma Oanda.

Por otra parte, el potencial impacto del repunte de casos sobre la demanda se produciría mientras la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados siguen abriendo los grifos de producción mes a mes tras imponer una política de recortes en abril de 2020.

Hasta hace poco, el Texas había ido recuperando valor tras el estallido de la pandemia y en el mes de junio el precio del barril rozó los 77 dólares, algo no visto en unos siete años.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE