martes, 17 de agosto de 2021


 

Numerosos gobiernos organizan la repatriación de sus nacionales y de los afganos que han colaborado con ellos, tras la caída de Kabul en manos de los talibanes, operación complicada por el caos la víspera en la capital, aunque el control estadounidense del aeródromo militar ha posibilitado hoy sucesivos vuelos de evacuación con puentes aéreos a Kuwait, Doha y Dubai y capitales vecinas

Según el recorrido que Efe pudo hacer por decenas de barreras de control de los talibanes en las vías de acceso al aeropuerto solo inspeccionaban los maleteros de los vehículos y vigilaban el acceso a la terminal de vuelos civiles, mientras los soldados de la 82 División aerotransportada de Estados Unidos desplegados en el aeródromo militar aseguraban sus instalaciones.

Aunque de madrugada en Afganistán, el gobierno australiano no consideraba suficientemente seguro el aterrizaje tras una jornada con ocupación de pistas por una muchedumbre en busca de un medio para huir del país, a media mañana el ministro británico de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, confirmó que la situación se estabilizaba

El Reino Unido, que desplegó otros 600 militares, logró evacuar el domingo a 150 de sus nacionales y confiaba en sacar en las próximas horas a 350 personas mas entre británicos y afganos.

Alemania suspendió la cooperación con Afganistán, según el titular de esa cartera, Gerd Müller, quien mostró su alivio por el hecho de que los colaboradores alemanes e internacionales de la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional que permanecían en Afganistán 'hayan podido abandonar el país sanos y salvos'.

Aseguró que trabajan para 'sacar de manera segura' a los empleados locales de la ayuda alemana al desarrollo y de las organizaciones colaboradoras que lo deseen y que se está tratando de hacer en el marco de los vuelos de evacuación del ejército alemán y otras posibles vías.

Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, anunció a través de su cuenta de Twitter más vuelos de evacuación 'a lo largo del día' y confirmó que la situación en el aeropuerto de Kabul 'se está estabilizando' y el ejército alemán 'está garantizando el acceso'.

Un primer avión de transporte militar A400M del ejército alemán que logró aterrizar anoche sólo puedo evacuar a un grupo de siete personas, según confirmó la titular de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer.

También un avión militar francés realizó esta madrugada una primera evacuación de personas en lo que París pretende que sea 'un puente aéreo' con Abu Dabi para sacar a los franceses todavía presentes y civiles afganos que colaboraron con su Ejército.

Francia ha enviado dos aviones militares a la base que tiene en los Emiratos Árabes Unidos para desde allí organizar la repatriación de las 'varias decenas' de franceses que quedan en el país, aunque Florence Parly, ministra de Defensa, no quiso dar una estimación de cuántos afganos podrían llegar a Francia.

Si quiso puntualizar que su país no ha esperado al último momento, y que en los últimos años ya han sido 'varios cientos' los que se han acogido a esa posibilidad.

Admitió que algunos de ellos no habían querido salir del país aunque se les había ofrecido la posibilidad de acogerlos en Francia.

España envió el lunes un primer avión militar A400M desde la base aérea de Zaragoza (noreste) con rumbo a Dubai (Emiratos Árabes) para participar en la primera fase de repatriación del personal de la embajada y de los españoles que quedan en Afganistán.

El segundo vuelo previsto hoy martes completaría la evacuación de los españoles y los afganos que durante años han colaborado con España y sus familiares, aunque el Gobierno español ofreció a la Unión Europea y a la OTAN ayuda para trasladar también a territorio español desde Kabul a personal de ambas organizaciones.

Los miembros de la embajada de España en Afganistán, los policías encargados de su seguridad y los otros españoles que quedaban en el país asiático permanecían en el aeropuerto de Kabul a la espera de su repatriación tras la caótica jornada del lunes en el aeródromo.

El reducido personal diplomático nipón, 12 miembros de su embajada en Kabul, logro la evacuación a Dubái en 'un avión militar de una nación amiga' y ha establecido una oficina provisional en Estambul para retomar sus operaciones.

No ofrecieron datos sobre la situación de los nipones residentes en Afganistán, a los que ya pidieron que abandonaran el país lo antes posible si no tenían una razón de peso para permanecer allí.

Entre los grupos nacionales más numerosos, la colonia nepalí que prestaba servicios en organismos internacionales y embajadas logró sacar del país a 120 de sus miembros junto con una decena de indios que los acompañaban, y que llegaron hoy a Katmandú, tras una escala en Kuwait.

'Un total de 127 personas aterrizaron en el Aeropuerto Internacional Tribhuvan de Katmandú el martes por la mañana', afirmó a Efe el gerente del aeropuerto, Pratap Babu Tiwari, quien indicó que espera que alrededor de 300 nepalíes más lleguen a lo largo del día desde Catar.

El secretario adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nepal, Harish Chandra Ghimire, aclaró a Efe que los nepalíes evacuados trabajaban en la Embajada estadounidense en Kabul.

El Gobierno nepalí, que carece del número exacto de nepalíes que trabajan en Afganistán, solicitó el lunes a la ONU y a todas las misiones extranjeras en Afganistán que tienen empleados nepalíes que ayuden a evacuarlos del país, según explicó a Efe el secretario adjunto del Ministerio de Turismo, Buddhi Sagar Lamichhane.

El Ministerio de Asuntos Exteriores filipino informó de la llegada ayer a Doha de 22 nacionales y esperan la salida inmediata del país de otros 19, según el diario The Philippine Star.

Hoy el Gobierno polaco anunció que dos aviones militares vuelan hacia Kabul para evacuar a un centenar de personas y Michal Dworczyk , jefe de la cancillería del primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, afirmó que un tercer aparato viajará pronto para completar la misión de rescate..

Australia se ha comprometido a desplegar unos 250 soldados para apoyar a la misión aérea para evacuar a unos 130 australianos que trabajan para las Naciones Unidas y otros organismos internacionales en Afganistán, así como unos 800 afganos que han trabajado con las fuerzas de la Defensa australianas, aunque otros 430 ya fueron trasladados cuando Camberra cerró su embajada en mayo pasado. EFE