viernes, 6 de agosto de 2021


 

El presidente Luis Abinader inauguró este viernes las primeras estaciones de carga Evergo en la Ciudad Colonial, específicamente en el primer edificio de parqueo que funcionará bajo el fideicomiso Parquéate RD.

El gobernante estuvo acompañado por el gerente país de InterEnergy Group, Roberto Herrera; la alcaldesa Carolina Mejía; el ministro administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza; el ministro de Obras Públicas, Deligne Asención; el director del Instituto Nacional de la Vivienda, Carlos Bonilla, el director de ParqueateRD, José Cedeño, entre otras autoridades.

Roberto Herrera presentó el instructivo de carga de estas estaciones, los cuales funcionan desde un modelo de autoservicio, mediante una APP, disponible en App Store y Google Play, a través de la cual el usuario puede hacer seguimiento de su carga en tiempo real, pagar a través de una billetera virtual y contar con el mapa de las diferentes estaciones, entre otras facilidades.

El presidente Abinader realizó la primera prueba de carga dejando formalmente inauguradas estas tres estaciones, modelo nivel 2, de acuerdo a un comunicado de prensa.

“Hoy celebramos un hito sin precedentes en la movilidad eléctrica de nuestro país con la inauguración de las primeras estaciones de carga eléctrica Evergo en la Ciudad Colonial en un parqueo público al acceso de todos los ciudadanos”, manifestó Herrera.

“Desde el propósito de convertir a la ciudad primada de América en la primera ciudad colonial que contará con estaciones de carga para vehículos eléctricos. Sin duda este es un hito que nos posiciona como un país innovador, moderno y comprometido con el medio ambiente”, señaló.

Evergo, la red de estaciones de carga más amplia y sofisticada del país, suma más de 300 puntos de carga distribuidos en los cuatro puntos cardinales del país, facilitando a los usuarios de vehículos eléctricos la confianza necesaria para desplazarse a cualquier punto del territorio nacional sin temor a quedarse sin carga.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE