jueves, 8 de julio de 2021


 

El asesinato a tiros del presidente haitiano Jovenel Moïse, a la edad de 53 años, a manos de mercenarios “profesionales” ayer 7 de julio de 2021 ha provocado reacciones y medidas diversas por parte de República Dominicana, por la magnitud del hecho y la relación estrecha que une a las dos naciones que comparten una misma isla.

Inmediatamente, desde que se conoció la noticia, el presidente Luis Abinader condenó la muerte de su homólogo y declaró el territorio nacional en estado de máxima alerta, en combinación con el cierre de fronteras y el cese de las operaciones aéreas desde y hacia la Republica de Haití.

Abinader convocó al Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, que se reunió desde las 8:00 de la mañana y decidió siete puntos para resguardar a la República Dominicana de posibles repercusiones y también activó el plan Gavión, con el que se ordenó el reforzamiento del patrullaje en los puntos críticos de la frontera con tropas de unidades tácticas especializadas.

Los cuatro puntos de la frontera fueron cerrados para todo el tránsito de vehículos y personas. Con la tercera medida se suspendieron, hasta nuevo aviso, las actividades de los mercados binacionales en las provincias fronterizas.

También dispusieron los equipos aéreos y el personal necesario en la zona de la frontera para garantizar el traslado de los ciudadanos dominicanos residentes en Haití.

Quedaron suspendidos, hasta nuevo aviso, los demás vuelos desde aeropuertos de la República Dominicana hacia Haití.

La frontera terrestre, aérea y marítima fue reforzada con unidades de élite y equipos de todas las ramas militares. También fueron desplegadas tropas del Batallón de Comandos y del Batallón de Cazadores, por instrucciones del ministro de Defensa, Carlos Luciano Díaz Morfa.

La Presidencia informó que, aunque la frontera está en calma, el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional continuará dando seguimiento a la situación para evaluar la posible necesidad de medidas adicionales.

El Consejo de Seguridad y Defensa Nacional fue creado por Abinader en febrero pasado como órgano consultivo que asesora al presidente en la formulación de las políticas y estrategias en materia de defensa y en cualquier otro asunto que el Poder Ejecutivo someta a su consideración.

Es el rector del Sistema de Seguridad y Defensa Nacional y es el órgano de más alto nivel de decisión política y de coordinación estratégica que, entre otras funciones, aprueba la estrategia y la política de seguridad.

Sus integrantes son el presidente de la República, quien lo encabeza; el ministro de Defensa, el ministro de la Presidencia, el ministro de Interior y Policía, el director del Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), el director general de la Policía Nacional y el director Nacional de Control de Drogas (DNCD).

El presidente Luis Abinader suspendió dos actividades que tenía agendadas para la mañana y la tarde del miércoles, y no hizo ninguna aparición pública presencial durante todo el día. En el Palacio Nacional se notó una mayor presencia de militares, y la puerta de entrada por la avenida Doctor Delgado fue cerrada, y la entrada de vehículos se dirigió por la puerta de la avenida México.

Abinader condenó el asesinato de Moïse en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, y lo calificó como un atentado contra el orden democrático

El Ministerio de Salud Pública informó que emitió una alerta epidemiológica en todo el territorio nacional para que todo el personal de salud se mantenga alerta, debido a que históricamente las situaciones sociales y políticas de Haití han tenido repercusión en materia de salud en la República Dominicana.

“En la mañana, en la Dirección General de Epidemiología (Digepi) estamos haciendo una alerta epidemiológica para todos los epidemiólogos del país, no solo de la frontera”, explicó el director de la Digepi, Ronald Skewes.

El expresidente de la República, Leonel Fernández, condenó energéticamente el hecho trágico que le costó la vida al presidente de Haití Jovenel Moïse, la madrugada de este miércoles, con el cual se han disparado las alarmas y obligó a las autoridades dominicas a establecer un protocolo de seguridad fronterizo tras el magnicidio.

“Ese acontecimiento luctuoso profundiza aun más la crisis económica, social y política en ese país. Sentidas condolencias a sus familiares y solidaridad con el pueblo haitiano”, dijo Fernández.

Mientras que Francisco Domínguez Brito, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), indicó que el acto de violencia perpetrado contra Moïse es injustificable por lo que las autoridades no pueden hacerse indiferentes.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE