miércoles, 28 de julio de 2021


 

La Organización de los Estados Americanos (OEA) se reunirá este miércoles para tratar la situación en Cuba, sacudida por históricas manifestaciones, mientras La Habana busca evitar una condena internacional en materia de derechos humanos impulsada por Estados Unidos.

Miles de cubanos protestaron el 11 y 12 de julio en más de 40 ciudades del país reclamando tener “hambre” y pidiendo el fin de la “dictadura”, en medio de la peor crisis económica de la isla en décadas y de un fuerte aumento de los contagios y muertes por COVID-19. La marchas dejaron un muerto, decenas de heridos y cientos de detenidos.

El Consejo Permanente de la OEA, órgano ejecutivo de la organización e integrado por sus 34 miembros activos, informó que realizará una sesión virtual extraordinaria el 28 de julio a las 14H00 GMT para “abordar la situación en Cuba”.

Según el orden del día, habrá presentaciones de la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola, así como del relator de la CIDH para Cuba, Edgar Stuardo Ralón, y el relator especial de la CIDH para la Libertad de Expresión, Pedro Vaca.

La cita del miércoles fue convocada por la presidencia del Consejo Permanente, que actualmente ocupa Uruguay.

Su embajador, Washington Abdala, sugirió la semana pasada la realización de una sesión extraordinaria con representantes de la CIDH para analizar los “últimos acontecimientos registrados en Cuba”, que según dijo eran motivo de “preocupación” para él y otros representantes ante la OEA.

- “Macabro plan contra Cuba” -

Cuba, que no participa en la OEA desde 1962, acusa a Estados Unidos de liderar una campaña en su contra en el organismo regional, al que considera al servicio de Washington.

“El próximo, vergonzoso y anunciado paso del macabro plan contra Cuba es la imposición del Consejo Permanente de la OEA”, tuiteó el martes el presidente Miguel Díaz-Canel.

“El desprestigiado ministerio de colonias yanqui es llamado a jugar su triste papel de lacayo”, agregó, replicando un tuit del canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el que tilda a la OEA de “monroista”, en alusión a la Doctrina Monroe que sustentó intervenciones estadounidenses en Latinoamérica.

Díaz-Canel también cuestionó recientes manifestaciones contra su gobierno frente a embajadas cubanas en varias capitales, luego de que el lunes por la noche la misión diplomática de Cuba en París sufrió daños menores por el lanzamiento de dos artefactos incendiarios.

La fiscalía de París dijo que abrió una investigación del atentado, que no fue reivindicado de manera inmediata. Francia condenó lo ocurrido y ordenó reforzar la seguridad de la misión diplomática, según un portavoz oficial francés.

“Los ‘pacíficos manifestantes’ contra la #RevoluciónCubana han llegado hasta #París con el aliento de las campañas anticubanas generadas en #Washington ¿Vuelve el terrorismo contra las embajadas cubanas?”, se preguntó en Twitter Díaz-Canel.

- Condena de seis países -

La OEA debatirá sobre Cuba después de que Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala y Honduras se sumaron el lunes a una declaración “en apoyo al pueblo cubano” impulsada por Estados Unidos y respaldada por una veintena de naciones de todo el mundo.

En el texto, los ministros de relaciones exteriores “condenan los arrestos y detenciones masivas de manifestantes en Cuba y exhortan al gobierno a respetar los derechos y libertades universales del pueblo cubano, incluido el libre flujo de información a todos los cubanos”.

Rodríguez respondió en un tuit que Cuba cuenta con el respaldo de 184 naciones que piden el fin del embargo comercial estadounidense impuesto hace 59 años, y emplazó al gobierno de Joe Biden a presentar pruebas de las “calumniosas acusaciones” de que en isla se han violado los derechos humanos.

Washington reprocha a La Habana la represión policial y el encarcelamiento de manifestantes tras juicios expeditos. El gobierno cubano informó que 59 personas han sido enjuiciadas por participar en las protestas, pero no ha dado cifras de detenidos.

Cuba acusó la semana pasada a la administración Biden de “brutales presiones” contra países miembros de la OEA para que firmaran una declaración conjunta de condena de “los arrestos y detenciones masivas de los manifestantes” en la isla.

Fuentes de la OEA dijeron a la AFP que hubo contactos entre embajadores sobre una declaración sobre Cuba, pero nada fue presentado oficialmente.

La OEA excluyó a Cuba del sistema interamericano en 1962 por su adhesión al bloque comunista soviético y su enfrentamiento con Washington luego de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959. Los miembros del bloque regional anularon esa decisión en 2009, pero Cuba no ha pedido su reincorporación.

“Cuba no pertenece ni va a pertenecer a la OEA”, aseguró el lunes Carlos de Cossio, director general de Estados Unidos en la cancillería cubana.