jueves, 10 de junio de 2021


 

La posibilidad de embarazo de mujeres en hemodiálisis es sumamente baja debido a los cambios metabólicos que se generan a causa de la enfermedad renal, pero, de producirse, implica frecuentes complicaciones tanto a la madre como también al bebé.

República Dominicana registró el primer caso de desembarazo donde ambos padres sufren de enfermedad renal crónica. Se trata de Thiara Dipré, de 34 años, quién cursa 3 años en hemodiálisis a causa de hipertensión arterial sistémica, realizándose a través de catéter permanente, y su esposo Juan Reyes, de 45 años, quién también es paciente renal desde hace más de 15 años, inicialmente trasplantado renal y en hemodiálisis hace 4.

“La paciente fue desembarazada sin complicaciones, de sexo masculino, prematuro, con 32 semanas de gestación, con peso de cuatro libras, el cual fue ingresado a la unidad de cuidados intensivos neonatal del hospital Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, donde se llevó a cabo el procedimiento quirúrgico”, afirma un comunicado de La Maternidad de La Altagracia.

Ambos padres se tratan en la unidad de hemodiálisis doctor Erick Báez Ortiz, del Hospital Docente Padre Billini, procedentes de Haina y no poseían descendientes en común, explica la nota de prensa.

Una comunicación de prensa destaca que en el país se han registrado cuatro gestaciones de madres en hemodiálisis que llegaron a feliz término.

El seguimiento

La Maternidad de La Altagracia explica que para llegar a un feliz término siendo este un embarazo de muy alto riesgo se planificó medidas estrictas para darle continuidad, igualmente se consideró el compromiso de cualquier eventualidad que se podría haber presentado, se aumentaron las dosis de hemodiálisis realizando el procedimiento diario por cuatro horas, esto con el fin de mantener el control de tóxicos de su organismo.

“Se reajustó la nutrición aumentando según las necesidades catabólicas; cambios en la medicación antihipertensivas con el consiguiente cuidado de no provocar alteraciones hemodinámicas ni hipotensión; se realizaron analíticas controles electrolíticas y hemáticas semanales de acuerdo a la necesidad, así como un adecuado chequeo prenatal acudiendo a consulta y monitorización fetal cada semana en el último trimestre”, indica.

Concluye que se responsabilizaron de transportar a la madre a su diálisis para disminuir el riesgo de contaminación en transporte público que es el utilizado por esta paciente, dentro de otras medidas.