viernes, 11 de junio de 2021


 

La cumbre del G7 en Cornualles (suroeste de Inglaterra) ha comenzado este viernes y ha puesto fin a más de un año sin grandes reuniones globales por causa del estallido de la pandemia de la covid-19.

El primer ministro británico, Boris Johnson, tomó la palabra para dar la bienvenida a los dirigentes de las siete economías más desarrolladas, más la Unión Europea (UE), que deberán dar respuestas a algunos de los problemas más acuciantes del planeta, desde la vacunación al cambió climático.

Los líderes estarán reunidos en un hotel y un castillo de Cornualles hasta el domingo, con el presidente estadounidense, Joe Biden, como gran novedad entre los presentes. EFE.

Los países de la UE buscan una posición común con EE.UU. sobre China

Los países de la Unión Europea presentes en el G7 (Francia, Alemania e Italia) junto a las autoridades comunitarias sincronizaron este viernes sus posiciones para buscar en la cumbre que comienza hoy una posición común sobre China, que después trasladarán al presidente de EE.UU., Joe Biden.

También abordaron el acceso universal a las vacunas contra la covid-19, con un objetivo de que gracias a la solidaridad internacional se haya inmunizado al 60 % de la población de los países del Sur para marzo de 2022, especialmente en África.

Está previsto que los países del G7 anuncien la donación de mil millones de dosis de la vacuna a países en desarrollo, aunque el objetivo ha sido criticado por expertos y ONG al quedar por debajo del esfuerzo requerido para acabar con la pandemia.

En ese sentido, las fuentes del Elíseo quisieron recordar que 'las contribuciones de cada país deberán medirse tanto en términos de financiación como de donaciones de dosis'.

La cumbre de Cornualles será la primera en la que el Reino Unido participa una vez se ha consumado de forma completa su salida de la UE, y se espera que el Brexit -especialmente la situación en Irlanda del Norte- también tenga protagonismo en las discusiones.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE