martes, 1 de junio de 2021

 


El Ministerio Público en la persona de Yadira Rosario, presentó la solicitud de apertura a juicio mediante acusación en contra del presentador de televisión Clemente Báez Doñé, conocido como Julio Clemente, quien labora en el Show del mediodía. La decisión fue tomada por la jueza Kenya Romero, en calidad de la presidencia de los juzgados de instrucción

Según el documento al que tuvo acceso Diario Libre, Clemente es “investigado por presunta violación a las disposiciones de los artículos 309-1, 309-2, 309-3 del Código Penal Dominicano, Instancia que fue depositada por ante la Oficina Coordinadora de los Juzgados de la Instrucción del Distrito Nacional en fecha 04/05/2021, en virtud de lo que dispone la Ley 50 -00”.

Según lo citado en el documento, se apodera al Quinto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, para el conocimiento y decisión de la acusación y solicitud de apertura a juicio en contra del comunicador.

En noviembre del 2020, el juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, Alejandro Vargas, otorgó libertad pura y simple al comunicador Julio Clemente, quien estaba detenido por supuestamente amenazar de muerte a una expareja.

En ese momento el productor y comunicador dijo que su posición al acudir a la Fiscalía fue para mandar una señal de que se haga justicia y que la ley actúe en consecuencia de quien fuera culpable: “Yo creo que el juez Vargas con mucha dignidad ha enviado de alguna manera esa señal, implícitamente ha hecho hasta una crítica al sistema de que sean más minucioso a la hora de abordar este tipo de cosas”, expresó Ruiz desde las afueras del Palacio de Justicia.

En julio pasado, Clemente se querelló contra Duval Calderón, a quien acusó de difamación por divulgar lo que denomina “falsos rumores en las redes”.

Según explicó entonces el abogado del comunicador, la señora “se ha dado la tarea de averiguar cuáles personas y empresas tienen algún tipo de relación publicitaria con el Sr. Julio Clemente, para posteriormente proceder a enviarles correos electrónicos y comunicaciones físicas relatando actuaciones y comportamientos de nuestro representado, que van en vía contraria a la realidad”.

 

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE