miércoles, 5 de mayo de 2021


 

Pese a los apresamientos y a que cada vez más se cierra el cerco judicial en torno al expresidente Danilo Medina, los organismos de dirección del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) mantienen una tímida defensa de los antiguos funcionarios imputados por cometer supuestos actos de corrupción en el pasado gobierno.

Si bien hay posiciones contundentes realizadas por algunos dirigentes a título personal, las asumidas por organismos como el Comité Político han sido eventuales.

La primera defensa del órgano peledeísta se registró el 29 de noviembre del pasado año, a raíz de la denominada Operación Antipulpo, en cuya oportunidad salió al frente el propio Medina.

“Creo que es la primera vez que estamos frente al uso del poder del Estado para usarlo de manera desconsiderada, atropellante y abusiva y eso es típico de cobardes”, exclamó el expresidente en medio de aplausos de sus compañeros del Comité Político.

Danilo mostró su indignación por la forma atropellante y abusiva en la que, dijo, fueron detenidos sus hermanos y cercanos colaboradores.

“Se ha tratado de vender la imagen de que alrededor de la familia Medina Sánchez se ha congregado una especie de mafia que haciendo uso de privilegios por el hecho de yo ser el presidente de la República, ha acumulado fortuna y nada más falso que eso, todo el que me conoce sabe que ejercimos el poder con entrega y sacrificio, y lo hicimos con transparencia”, aseveró.

Francisco Domínguez Brito, hablando en nombre del Comité Político del PLD, demandó de las autoridades judiciales que en este caso se cumpla con el principio de legalidad, el debido proceso de ley y con el nivel de independencia e imparcialidad que exigen la Constitución y las leyes.

Ante el último caso, denominado Operación Coral que involucra al jefe de seguridad de Medina, general Adán Cáceres Silvestre (2012-2020), y otras cinco personas, se pronunció el pasado 25 de abril, Charles Mariotti, secretario general del PLD.

Al término de una reunión del Comité Político, Mariotti manifestó que se trataba de una cuestión muy delicada debido a que el caso involucraba oficiales activos.

Abogó por el respeto al debido proceso y a la presunción de la inocencia acorde a la Constitución de la República.

“Todo mundo es inocente hasta tanto se le pruebe lo contrario”, enfatizó al tiempo de considerar que “hay una línea de acción; un golpeo sistemático para tratar de desprestigiar, de matar la obra de gobierno del presidente Danilo Medina”.

De los expedientes

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) imputó al general Cáceres Silvestre por incurrir en los delitos de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

Por el caso denominado “Antipulpo” tienen diferentes medidas de coerción los hermanos del expresidente Medina Juan Alexis y Carmen Magalys Medina Sánchez, junto a Francisco Pagán Rodríguez, Lorenzo Wilfredo (Freddy) Hidalgo Núñez, Rafael Antonio Germosén Andújar, Fernando A. Rosa Rosa, Aquiles Alejandro Christopher Sánchez, Domingo Antonio Santiago Muñoz, Julián Esteban Suriel Suazo, José Dolores Santana Carmona, Domingo Santiago Muñoz y Wacal Vernavel Méndez Pineda.

Tras abandonar el poder, Medina y su gobierno han sido objeto de ataques y cuestionamientos. Sus hermanos, cuñados y varios exfuncionarios fueron imputados por la Pepca por supuestamente aprovechar el poder político y los privilegios para lucrarse ilegalmente del Estado dominicano.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE