miércoles, 12 de mayo de 2021


 

El juicio por los sobornos de Odebrecht se encamina hacia una nueva etapa; pues al Ministerio Público sólo le falta incorporar las pruebas individuales contra Conrado Pittaluga, y luego dejar el escenario para que acusados presenten las pruebas de descargo con las que pretenden contrarrestar la acusación por corrupción.

Ayer los representantes de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) incorporaron evidencias documentales en contra de Juan Roberto Rodríguez, exdirector del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), y a Tommy Alberto Galán, exsenador por la provincia San Cristóbal. A estos el Ministerio Público les atribuye los delitos de soborno, prevaricación, falsedad en declaraciones juradas, enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

En la sesión de ayer, el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional incorporó documentos relativos a declaraciones juradas de patrimonio de Juan Roberto Rodríguez y Tommy Galán, según explicó la fiscal Mirna Ortiz, quien defendió la licitud de las pruebas incorporadas durante una objeción que hicieron esos acusados.

Hablan los imputados

Durante la audiencia el expresidente del Senado, Andrés Bautista, consideró que el Ministerio Público juega con la ignorancia de la gente y manipula las informaciones del proceso judicial para dañar su honra y su dignidad.

Dijo que todas esas documentaciones son de actividades lícitas y el Ministerio Público las vende, en la prensa, como pruebas en su contra para confundir a la gente, al decir que ha incorporado evidencias que lo incriminan respecto de los US$92 millones de los sobornos de Odebrecht.

Bienes lícitos

Mientras que el exdirector del INAPA, Juan Roberto Rodríguez, tomó la palabra para defender que son de origen lícito todos los bienes que posee.

El imputado calculó que mientras ejercía de director del Inapa, en el período 2000-2004, su patrimonio aumentó solo en un 10% de forma lícita, no por sobornos como indican los representantes de la Pepca.

Explicó que entre sus bienes tenía una casa en el sector El Millón, donde vive actualmente. Dijo que la residencia le costó RD$4 millones, pero que al momento de su última declaración jurada (2004) costaba RD$15 millones. También mencionó una oficina próxima a la Avenida Núñez de Cáceres y una casa en La Romana.

“Yo pensé, pongo los valores que me costó cada inmueble o el valor que pienso que tiene el inmueble. Mi casa me costó cuatro millones de pesos, cuando iba a hacer mi última declaración jurada, yo dije por aquí están vendido mi misma casa por 15 millones de pesos y así lo puse. Lo mismo sucedió con mi oficina... yo dije déjame poner lo que según mi criterio vale la casa”, manifestó.

El senador por San Cristóbal, Tommy Galán, también habló para defenderse de la acusación de la Pepca. Aseguró que sus bienes y los de sus familiares son producto de trabajo lícito.

Las juezas Esmirna Giselle Méndez, Jissel Naranjo y Tania Yunes suspendieron la audiencia para el próximo jueves a las 9:00 de la mañana.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE