sábado, 22 de mayo de 2021


Dos empleados del Centro Correccional Metropolitano, en Nueva York, encargados de proteger al magnate estadounidense Jeffrey Epstein, admitieron haber falsificado los registros sobre las rondas establecidas por esa cárcel, la noche del suicidio del financiero, acusado de crear una red de tráfico sexual de menores.

A raíz de un acuerdo de culpabilidad con los fiscales, Tova Noel y Michael Thomas evitarán la pena de cárcel y en cambio completarán 100 horas de servicio comunitario y colaborarán con una investigación federal.

Medios internacionales indican que ambos empleados alteraron los formularios que señalaban que habían hecho las rondas para el control de los reos el 10 de agosto de 2019, cuando Epstein fue hallado ahorcado en su celda.

Previamente, en julio de 2019, Epstein fue encontrado inconsciente en su celda en Manhattan con marcas en el cuello y las autoridades, en ese momento, investigaban si se había tratado ya de un intento de suicidio.

Epstein llevaba apenas un mes en la cárcel de Nueva York acusado de crear una red de tráfico sexual de menores cuando se ahorcó en su celda, lo que llevó a cerrar el proceso penal contra él, pero se mantienen abiertas otras pesquisas por la vía civil.