viernes, 21 de mayo de 2021


 

La Unión Europea ha dado un paso importante hacia la reapertura total de sus fronteras de cara a la temporada estival al llegar a un consenso sobre el certificado digital de covid, que desde el próximo 1 de julio permitirá a su portador recopilar en un único documento - físico o digital - información sobre su situación sanitaria respecto al coronavirus.

¿QUÉ HA ACORDADO LA UNIÓN EUROPEA?

Los negociadores comunitarios se han puesto de acuerdo en cómo se usará y cuál será el formato del nuevo certificado comunitario de coronavirus, un documento que estará en vigor durante un año y contendrá información sobre si una persona está vacunada, ha pasado una infección por coronavirus en el último medio año o ha dado negativo en una prueba PCR en los últimos días.

El certificado servirá en toda la UE, Liechtenstein, Islandia y Noruega para las vacunas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que por ahora ha validado los fármacos de Pfizer-BioNTech, Moderna, Astrazeneca y Janssen.

También contendrá si el viajero ha recibido alguna otra vacuna aprobada por un Estado miembro pero no por la EMA, como el caso de Hungría que administra también la vacuna rusa Sputnik V y la china de Sinopharm, aunque será potestad de cada Estado miembro decidir si las considera válidas o no.

¿QUÉ PASOS QUEDAN ANTES DE SU ENTRADA EN VIGOR?

Con vistas a que esté funcionando para el 1 de julio, el proceso legal continuará con la revisión del pacto en comisión parlamentaria la próxima semana y su previsible aprobación en el pleno del 7 al 10 de junio. En paralelo, el Consejo también dará luz verde al pacto en las próximas semanas.

En el ámbito técnico, las pruebas piloto avanzan de manera satisfactoria según fuentes comunitarias: dieciocho de los treinta países participantes, entre ellos España, han completado ya exitosamente pruebas sobre la legibilidad de los códigos QR que contendrán los certificados y para la subida y descarga de las claves que prueban la autenticidad del mismo.

¿CÓMO PUEDO CONSEGUIR EL CERTIFICADO Y PARA QUÉ ME SERVIRÁ?

Los ciudadanos podrán hacerse con uno de estos certificados si han sido vacunados contra el coronavirus, tienen una PCR negativa reciente o, en el caso de que quieran probar que tienen anticuerpos, una PCR positiva fechada hasta seis meses. Por el momento, los test serológicos no quedan reconocidos por el certificado para probar un contagio previo, pero la Comisión debe revisar su posible uso después del verano.

El objetivo de la creación de este documento es incentivar los viajes dentro de la UE y no serviría de primeras para, por ejemplo, reabrir eventos culturales a nivel nacional, aunque no se descarta que un país desarrolle legislación extra para usar este mismo certificado con otros fines.

SI TENGO EL CERTIFICADO, ¿PODRÉ VIAJAR SIN CUARENTENAS NI PCRS ADICIONALES A CUALQUIER PAÍS DE LA UE?

No necesariamente. Los países de la Unión Europea tienen soberanía sobre sus fronteras y siempre pueden imponer medidas adicionales a los viajeros que llegan a su territorio, como han hecho durante lo que llevamos de pandemia.

En la regulación aprobada, los Estados miembros se comprometen a abstenerse de pedir este tipo de requisitos a los europeos portadores del certificado, pero se reservan el derecho a introducirlos si la situación epidemiológica empeora, aunque de manera “necesaria y proporcionada”.

Si los Estados miembros quieren imponer este tipo de medidas, deben notificar a sus socios y a la Comisión Europea con 48 horas de antelación y especificando las razones para imponerlas, su alcance, su duración y qué portadores del certificado quedan sujetos o exentos de la medida.

En la práctica, cada país tendrá discreción total para, por ejemplo, considerar si una persona está completamente vacunada con una sola dosis de Pfizer, AstraZeneca o Moderna, que en principio requieren dos pinchazos para la inmunización total. También podrán reducir el plazo en el que es válido presentar una PCR positiva para probar que se tienen anticuerpos, fijado en un máximo de 180 días.

No se aceptarán, en cualquier caso, las pruebas PCR que no hayan sido administradas por personal médico autorizado (es decir, las que se adquieren en farmacias para uso personal).

¿LAS PCR SERÁN GRATUITAS?

No. Aunque se ha decidido asignar 100 millones de euros adicionales de fondos europeos para la compra de PCR, aún no se sabe cómo se emplearán ni si financiarán pruebas para, por ejemplo, grupos específicos de la población. El Parlamento insistió en la negociación que se tuviera especialmente en cuenta a las personas que viajan frecuentemente por trabajo o estudios o quienes deben cruzar la frontera por motivos médicos o para cuidar de seres queridos.

No obstante, depende de cada país decidir si fija límites a los precios de estas pruebas, que seguirán siendo necesarias para viajar para las personas que aún no han accedido a la vacunación.

Tanto la Comisión como el Parlamento apuntan, no obstante, al buen ritmo de la campaña de inmunización en los Estados miembros que permitirá que los test PCR sean cada vez menos necesarios para viajar al extranjero. EFE