martes, 6 de abril de 2021


El ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, confirmó que varias personas que se vacunaron con AstraZeneca están recibiendo Sinovac como segunda dosis, como denunciara este lunes el Colegio Médico Dominicano (CMD).

Rivera indicó que la unidad de investigación de Salud Pública le estará dando seguimiento a las personas que se puedan identificar recibieron dos tipos de vacunas diferente ante cualquier reacción.

“La unidad de investigación está detectando a esas tres personas y nosotros seguirlas con anticuerpos. Cómo no se sabe tanto ... ahora son dos vacunas diferentes”, dijo.

El ministro indicó que este seguimiento se realizará a través de las provinciales de Salud para ver cómo está la respuesta de anticuerpos.

Resaltó que la única información que se tiene hasta el momento del uso combinados de dos vacunas diferentes es una mayor cobertura para los tipos de variantes del virus, sin embargo, indicó que no hay datos concretos sobre cualquier otro efecto.

Ante la denuncia, el funcionario hizo un llamado a la población a esperar el tiempo y la vacuna que le corresponde según su tarjeta de vacunación. “Por favor , todo aquel que tiene AstraZeneca ... hay que esperar por la de AstraZeneca, es de ocho a doces semanas”, dijo el ministro.

Investigaciones

De acuerdo a un reportaje del New York Times, en febrero, los investigadores de la Universidad de Oxford iniciaron un ensayo en el que los voluntarios recibieron una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech seguida de una dosis de la de AstraZeneca o viceversa.

Algunos científicos sospechan que un par de vacunas diferentes podría funcionar mejor que dos dosis de la misma vacuna. “Creo que estamos en la antesala de obtener algunos datos interesantes”, señaló Adam Wheatley, un inmunólogo de la Universidad de Melbourne en Australia.

El concepto de combinar las vacunas —a veces llamado estímulo primario heterólogo— no es algo nuevo en esta era de pandemia, destaca el artículo. Durante décadas, los científicos han investigado esta estrategia con la esperanza de hallar combinaciones muy eficaces contra toda una serie de virus como el de la influenza, el VIH y el del ébola.

Jakob Cramer, director de desarrollo clínico en la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por su sigla en inglés), una organización para el desarrollo de vacunas, señaló que las vacunas que usan vectores virales no eran las únicas para las que podría servir la combinación.

De hecho, otras combinaciones podrían generar una respuesta inmunitaria diferente y más eficaz que las de un solo tipo de vacuna. “En términos de inmunidad, existen varios argumentos a favor de explorar el estímulo primario heterólogo”, comentó Cramer.

En fechas recientes, el Centro Gamaleya sumó esfuerzos con AstraZeneca, la cual fabrica su propia vacuna contra la COVID-19 que consta de dos dosis de un adenovirus de chimpancé llamado ChAdOx1. La semana pasada, esta empresa informó que su vacuna tenía una eficacia del 76 por ciento.

Los equipos de Gamaleya y AstraZeneca quieren ver cuán bien funcionan sus vacunas juntas. Han registrado un par de ensayos clínicos en los que los voluntarios recibirán una dosis del adenovirus ChAdOx1 de AstraZeneca y una dosis del Ad26 de Sputnik V.

Un vocero de AstraZeneca comentó que está en marcha un ensayo en Azerbaiyán y que otro, en Rusia, todavía está en evaluación por parte del Ministerio de Salud de ese país.