jueves, 1 de abril de 2021


 

Sin poder contener las lágrimas y pidiendo excusas por lo que entiende han sido palabras descompuestas que atribuye a su dolor, Marino Muñoz dice que llegar al país a enterrar a su hija no es fácil para él porque Elisa era su amiga, su confidente.

Sostiene que su angustia también es porque hace solo un mes llegó al país para entregarla en matrimonio.

Elisa Muñoz, de 33 años, fue asesinada junto a su pareja Joel Díaz, de 37 por agentes policiales anteanoche en Villa Altagracia cuando retornaba a Santo Domingo de un culto evangélico.

Según la Policía fueron confundidos por delincuentes, pero las familias de las víctimas afirman que antes de acribillarlos se les identificaron a los agentes.