jueves, 29 de abril de 2021


 

El presidente Lenín Moreno manifestó este miércoles su 'respeto' por un histórico fallo de la Corte Constitucional que ha despenalizado el aborto en Ecuador en casos de violación, postura que ha reiterado su sucesor a partir del 24 de mayo, Guillermo Lasso.

'Mi Gobierno se ha destacado por el respeto e independencia de las funciones del Estado', dijo Moreno en un mensaje por redes sociales, horas después de que la Corte se pronunciara sobre un recurso de inconstitucionalidad presentado el año pasado por la Coalición Nacional de Mujeres de Ecuador.

La Corte ha abierto la puerta a que todas las mujeres puedan abortar en casos de violación, y no sólo cuando se trata de una mujer con discapacidad mental, como estaba estipulado hasta ahora.

La despenalización es considerada por grupos feministas como 'una victoria incompleta', en un asunto que divide a la tradicional sociedad ecuatoriana.

En Ecuador, el aborto sólo está permitido cuando peligraba la vida de la gestante, norma que sigue vigente, o en casos de violación de discapacitadas mentales, norma ahora ampliada a todas las mujeres.

Con la postura de 'respeto' del presidente saliente ha coincidido también el entrante, el centroderechista Guillermo Lasso, un abierto opositor al aborto como 'católico' que es.

En un comunicado después del fallo, precisó que se trata de una opinión 'de acuerdo a los valores que dicta su fe', pero que como presidente electo mantiene su 'inquebrantable respeto a los valores democráticos y republicanos', especialmente en cuanto a 'la laicidad del Estado y la separación de poderes'.

'Por ello, quiero manifestar mi total respeto a lo resuelto por la Corte y anticipo que será respetado también por todos los funcionarios de mi futuro gobierno', escribió.

Por siete votos a favor y las reservas de dos magistradas, la Corte declaró como inconstitucionales algunos matices de los artículos 149 y 150 del Código Integral Penal (COIP), y abrió la posibilidad a la interrupción voluntaria del embarazo en todos los casos en los que se constate una violación.

Decisión histórica porque en Ecuador el aborto sigue penalizado con la cárcel, entre seis meses y tres años dependiendo el caso.

Con ello, el dictamen viene a solucionar también uno de los problemas más acuciantes de la sociedad ecuatoriana, el de niñas y adolescentes que quedan embarazadas, unas 2.000 al año.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE