jueves, 29 de abril de 2021


 

Investigadores polacos que examinaban una momia egipcia antigua se llevaron una sorpresa: las radiografías y los tests computarizados revelaron que no era un hombre, un sacerdote se pensaba, sino una mujer en el séptimo mes de embarazo.

Los investigadores dijeron el jueves que es el primer caso conocido en el mundo de una momia de mujer embarazada en tan buen estado de conservación.

La momia llegó a Varsovia en 1826 dentro de un sarcófago con el nombre de un sacerdote. Ningún examen anterior había revelado lo contrario.

“Nos llevamos la primera sorpresa al ver que no tenía pene, y que en cambio tenía senos y pelo largo. Después descubrimos que era una mujer embarazada”, dijo la antropóloga y arqueóloga Marzena Ozarek-Szilke a The Associated Press. “Cuando vimos el pequeño pie y la pequeña mano (del feto) quedamos atónitos”.

Calculan que la mujer tenía entre 20 y 30 años al morir y que por el tamaño del cráneo del bebé, estaba entre la 26ta y 28va semana de embarazo.

Los investigadores publicaron los resultados de éstas y otras pruebas con las momias del Museo Nacional de Varsovia en el Journal of Archaeological Science.

“Éste es nuestro hallazgo más importante y más significativo hasta el momento, una sorpresa total”, dijo el investigador Wojciech Ejsmond, de la Academia de Ciencias Polaca, a la AP. “Abre posibilidades de aprender sobre el embarazo y el tratamiento de complicaciones en la antigüedad”.

Según los investigadores, la excelente calidad del embalsamamiento sugiere que puede ser muy anterior al siglo I a.C., como está fechado ahora.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE