lunes, 19 de abril de 2021


 

Todavía 1.5 % de las viviendas en República Dominicana tienen pisos de tierra. Un 16.7 % tiene paredes de zinc, yagua, tejamanil o tablas de palma y un 47.4 % tiene techos de zinc. Eso sin contar con la población que vive en zonas de alto riesgo.

El Gobierno dominicano estima que el déficit habitacional que existe en el país es de alrededor de dos millones de viviendas, y las autoridades consideran que en el pasado poco se ha hecho para resolverlo.

El viceministro de Proyectos de Inversión de la Presidencia, Camel Curi Lora, dijo que durante las anteriores administraciones se hicieron proyectos urbanísticos puntuales para resolver la situación de familias pobres o en zonas de riesgo, pero no eran planes sostenidos de viviendas hacia el mediano plazo, como el que desde este fin de semana se inició con Familia Feliz.

Por eso, con ese plan tienen toda la intención de “lograr que la situación de las familias mejore”. Curi Lora indicó que Prosolidaridad es una de las instituciones que tendrán una mayor responsabilidad en el manejo del programa de viviendas, pues cuentan con una base de datos para determinar cuáles son las familias que efectivamente tienen las mayores necesidades de vivienda y que, por su condición de falta de ingresos, no pueden acceder a ellas.

Los precios de Familia Feliz

El viceministro de Desarrollo Social de la Presidencia, Jaime Oscar González, dijo que los precios de las viviendas de Famila Feliz serán de hasta 800,000 pesos, las cuales estarán dirigidas a las familias con ingresos mensuales no mayores de 16,000 pesos, otras que costarán entre 800,001 y 1.4 millones de pesos, cuyo acceso será para aquellos hogares con ingresos mensuales de hasta 26,000 pesos. También se levantarán unidades habitacionales cuyos precios serán de 1.4 millones hasta 2.25 millones de pesos, dirigidas a familias con ingresos por debajo de los 48,000 pesos al mes.

El inicio

A fines de la semana pasada, el presidente Luis Abinader dio el primer picazo en Santiago, una de las 10 localidades donde se construirán 3,200 viviendas en esta primera fase de 2021. Además de Santiago, este fin de semana se iniciaron los trabajos en Azua, San Pedro de Macorís, La Romana, Higuey, Los Alcarrizos, Hato Nuevo, Pedro Brand, la zona franca Las Américas y Sabana Perdida.

Para todo el año está previsto culminar la construcción de 11,000 viviendas. El plan completo, a cuatro años, prevé la edificación de 62,000 viviendas en todo el país.

Las construcciones se harán a través de alianzas público-privadas. Por eso, la inversión del Estado, que será de 200 millones de dólares para todo el plan, estará enfocada en cubrir el pago de parte del inicial de las viviendas y de las tasas de interés bancarias. Las construcciones serán financiadas por las empresas privadas que participen.

Curi Lora dijo que la idea es beneficiar a la mayor cantidad de empresas constructoras posibles, y no solo a unas cuantas. Por ejemplo, refirió que la primera etapa de 3,200 viviendas que comenzó la semana pasada, será llevada adelante por al menos 30 compañías dedicadas a la construcción.

El otro bastión de Familia Feliz será el sector financiero, responsable de los préstamos a los beneficiarios y con el cual el Gobierno ya llegó a acuerdos para facilitar la entrega de los financiamientos a las familias.

 

 

 CREDITOS A DIARIO LIBRE