sábado, 24 de abril de 2021


 

Un mallorquín que contagió a 22 personas con COVID-19 fue arrestado por ir a trabajar y al gimnasio a pesar de tener los síntomas de la enfermedad, informó el sábado la policía.

La policía de la isla española comenzó a investigar a finales de enero después de detectar un brote en la ciudad de Manacor, tras recibir informes sobre “un trabajador que se había contagiado y había ocultado su enfermedad”, precisó en un comunicado.

Días antes de que se detectara el brote, el individuo comenzó a mostrar síntomas, lo que suscitó la preocupación de sus colegas. Pero se negó a volver a casa.

Al final de la jornada, realizó una prueba PCR de detección de COVID-19 pero no esperó el resultado. Al día siguiente regresó a su trabajo y también fue a su gimnasio local.

Al final del día, cuando el resultado del test dio positivo, sus colegas, alarmados, también tuvieron que hacerse pruebas de detección. Cinco de ellos dieron positivo y a su vez contagiaron a varios de sus familiares, incluidos tres bebés de un año.

En el gimnasio, tres personas que habían estado en contacto directo con el hombre también se contagiaron y transmitieron el virus a sus familiares.

Por tales hechos se procedió a la detención del trabajador como presunto autor de un delito de lesiones, y en el día de ayer fue puesto a disposición de la autoridad Judicial.

La policía precisó que sus acciones derivaron en un total de 22 infecciones, aunque ninguna requirió tratamiento hospitalario.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE