miércoles, 21 de abril de 2021


 

Con centrada atención en el tema del aborto, la Cámara de Diputados inició los debates del proyecto de reforma del Código Penal que mantiene dividido el escenario social entre los que luchan por su despenalización en tres causales y quienes están en contra.

El proceso se desarrolló por casi tres horas, con un grupo de activistas que montaban una vigilia frente al Congreso Nacional, al Palacio Presidencial y en el parque Juan Pablo Duarte, de Santiago, para que sean escuchados sus derechos a elegir.

Aunque antes de iniciar los debates el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, informó que unos 20 diputados expondrán sus consideraciones en torno a la pieza legislativa, sólo nueve legisladores pudieron expresar sus consideraciones.

Para este miércoles otro grupo de diputados se sumará a los debates, que podrían extenderse durante varios días.

El primero en agotar su turno fue del presidente de la Comisión de Justicia, Alexis Isaac Jiménez, quien precisó que no existe “una ley que cambie tanto los contenidos después de la Constitución de la República como es el Código Penal”.

Aseguró que el bien jurídico más protegido es la vida, la dignidad humana y la libertad, que es regulada por el Código Penal.

Resaltó que el feminicidio, los homicidios agravados, los tratos crueles e inhumanos, el autosecuestro, el uso de sonidos e imágenes sin el consentimiento y el robo de identidad son penalizados en esa pieza legislativa.

Jiménez manifestó que el Código Penal vigente, que data del 1884, está “anquilosado, atrasado y obsoleto”.

Entiende que el inicio de los debates no debe ser un día de división, “ni de blancos, ni de azules, ni de verdes, debe ser un día de unión”. Detalló las novedades del proyecto de ley y dijo que una de las características del texto es que tiene una parte general que está completamente remozada.

El diputado de Alianza País, Jose Horario Rodríguez, pidió a sus colegas apoyar con su voto favorable el voto disidente que presentó junto al diputado Santiago Vilorio. Dijo que como hombres y mujeres de Estado debían aprobar un Código Penal que no siguiera arrastrando la vulneración de los derechos fundamentales, previstos en la Carta Magna.

En tanto que el diputado del PRM, Darío de Jesús Zapata, informó que era uno de los abanderados de que solo se dejara una causal en el Código Penal, cuando peligra la vida de la madre y del feto. Sobre las otras dos causales, cuando el embarazo es producto de una violación o incesto o cuando el feto viene con malformación, precisó que constituían “una perturbación y no hacían viable la aprobación del Código Penal”.

El diputado peledeísta Víctor Suárez expresó que la aprobación del Código Penal es un compromiso histórico que tiene su partido. Pidió al Poder Ejecutivo promulgar esa pieza legislativa, contrario a los antecesores que lo observaron y devolvieron al Congreso Nacional.

Un manifiesto

Antes de los debates la diputada perremeísta Soraya Suárez leyó un manifiesto provida que firmaron 112 diputados de diferentes partidos políticos. Mientras Suárez defendió el derecho a la vida, su colega pero del PLD, Magda Rodríguez, dijo que ese grupo estaba obviando el derecho a la “vida de las ya nacidas”, en referencia a las madres.

Instalan campamento

Pese a que los activistas a favor de las tres causales tuvieron que enfrentar dos incidentes con agentes de la Policía Nacional frente al Congreso Nacional, desde ayer lograron instalar un campamento que estará, según aseguraron, hasta que se terminen los debates sobre el Código Penal.

Hasta ayer los manifestantes a favor de la despenalización del aborto habían instalado tres campamentos.

También, la seguridad en las afueras de la sede del Poder Legislativo ha sido reforzada.

El primer incidente se registró a las 1:00 de la madrugada y según los activistas: “Habíamos coordinado con la Policía y en la madrugada se presentan de manera violenta”.

Aseguraron que un grupo de agentes policiales de manera “violenta” se precipitaron en contra del grupo de manifestantes que se encontraban acampando.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, desligó a ese órgano legislativo de esa acción y la condenó enérgicamente.

Más tarde, a través de una nota de prensa, la Policía Nacional informó que sus agentes actuaron cumpliendo con el protocolo debido a que los manifiestantes intentaron instalar el campamento en horario de toque de queda y tampoco contaban con el permiso de parte de las autoridades.

Un segundo incidente se originó a media mañana cuando otra vez los agentes del orden intentaron desalojar a los activistas apostados frente al Congreso Nacional. Varios diputados tuvieron que intervenir en una acalorada discusión.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE