martes, 27 de abril de 2021


 

Un tercer operativo del Ministerio Público coloca de nuevo a allegados del expresidente Danilo Medina a la puerta de la justicia, lo cual genera cuestionamientos de peledeístas y reacciones de actores políticos.

En la denominada Operación Coral fueron apresados el general Adams Cáceres Silvestre, exjefe de seguridad en la gestión del expresidente Medina Sánchez (2012-2020), la pastora Rossy Guzmán Sánchez, Tanner Antonio Flete Guzmán, Rafael Núñez de Aza y Raúl Alejandro Girón Jiménez. Al grupo se le imputan los delitos de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

Los apresamientos provocaron la reacción del Comité Político del hoy opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que aseguró se busca desmeritar las gestiones de Medina.

Este lunes, los miembros del organismo Gustavo Sánchez y Carlos Amarante Baret, defendieron al exmandatario.

Amarante Baret consideró: “Es más fácil destruir que construir y es evidente que desde que el Partido Revolucionario Moderno asumió el poder el pasado 16 de agosto hay una línea clara y un objetivo preciso: desacreditar al PLD y su obra de gobierno, especialmente la de los últimos ocho años”.

Sobre el caso el politólogo Henry Blanco Castillo estimó que en lo inmediato la Operación Coral afectará la imagen del expresidente Medina, sin embargo beneficiará a todo el sistema de partidos porque creará un precedente histórico de actuación para los gobiernos, los partidos y los políticos.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE