martes, 23 de marzo de 2021


 

Un hombre armado mató a por lo menos 10 personas, incluyendo un agente policial, en un supermercado de Colorado el lunes, informó la policía, en el último incidente registrado en este estado del oeste de Estados Unidos, escenario en el pasado de dos de los peores tiroteos masivos del país.

Un sospechoso se encuentra herido y bajo custodia, indicó a la prensa el comandante de la policía Kerry Yamaguchi, tras el incidente registrado en el supermercado King Soopers de Boulder, ciudad ubicada unos 50 kilómetros al noroeste de Denver, la capital de Colorado.

“Hay varias personas muertas en este incidente. Y lamento informar que uno de ellos era un agente de la policía de Boulder”, afirmó Yamaguchi, sin confirmar la cantidad de fallecidos ni el posible móvil del agresor.

La Policía informó que en el tiroteo murieron 10 personas.

Imágenes difundidas en directo durante la operación habían mostrado a un hombre vestido únicamente con un pantalón corto deportivo y manchado de sangre siendo escoltado por los agentes fuera de la tienda.

El sospechoso detenido es la única persona con “heridas serias en este punto”, explicó Yamaguchi, que tampoco quiso confirmar si el hombre del video era el sospechoso.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien llamó el mes pasado al Congreso a promulgar reformas de “sentido común” a la legislación sobre armas, ha sido informado del tiroteo, según tuiteó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“Mi corazón se rompe viendo este incidente indescriptible ocurrir en nuestra comunidad de Boulder”, afirmó el gobernador de Colorado, Jared Polis, quien calificó el suceso de “tragedia sin sentido”.

“Las palabras no pueden hacer justicia a la tragedia que ha acontecido esta tarde”, tuiteó de su lado el alcalde de Boulder, Sam Weaver.

“Nuestra comunidad llorará pronto nuestras pérdidas, y comenzará nuestra curación”, agregó.

Testigos que estaban dentro de la tienda en el momento de tiroteo dijeron que escucharon múltiples disparos antes de correr hacia la entrada.

“Casi me matan por ir a comprar un refresco y una bolsa de patatas”, contó a CNN Ryan Borowski, quien estaba en la tienda cuando escuchó al menos ocho tiros y logró escapar.

“Fue increíble que todo el mundo se ayudó entre sí y que nuestros instintos fueron similares y corrimos... No sé por qué otras personas no lo hicieron y lamento mucho que no reaccionaran. Ojalá esto no hubiera ocurrido”, relató.

Imágenes sin verificar emitidas previamente en directo por un testigo mostraron al menos tres personas tendidas boca abajo en el suelo tanto dentro como fuera de la tienda, antes de que se escucharan múltiples disparos.