miércoles, 31 de marzo de 2021


 

Lo que para el Gobierno dominicano representaba un reto o dificultad en medio de la crisis sanitaria creada por el coronavirus resultó ser una oportunidad para la República Popular China que día a día, una vez asumió las riendas del país Luis Abinader y el Partido Revolucionario Moderno (PRM), veía debilitada sus relaciones con el Estado.

China, a quien el nuevo jefe de Estado siquiera mencionó en su discurso de toma de posesión el 16 de agosto del 2020, contrario a lo que sí ocurrió con su rival comercial Estados Unidos, pasó a ocupar una destacada posición: fue mencionada varias veces en el primer discurso de rendición de cuentas del Presidente de la República, el embajador Zhang Run, acompañó a la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, a recibir las vacunas Sinovac y ha firmado acuerdos de colaboración con instituciones gubernamentales.

Hasta el momento, Estados Unidos no se ha pronunciado sobre el acercamiento del Gobierno de Abinader con el país asiático. Diario Libre pidió una reacción a la embajada de esa nación en el país: estamos en espera de respuestas.