miércoles, 10 de marzo de 2021


 

"No quiero morir, quiero vivir"; con estas palabras pedía ayuda en redes sociales el 5 de marzo Constança Braddell, una joven portuguesa de 24 años aquejada de fibrosis quística pulmonar y a la que se le acababa el tiempo para conseguir Kaftrio, el fármaco que necesita para "alargar su vida".

Gracias a la difusión del mensaje en las redes sociales, finalmente la Autoridad Nacional de Salud (Infarmed) ha financiado el medicamento 'durante unos meses', ha explicado Braddell en sus redes sociales.

A pesar de padecer durante años fibrosis quística pulmonar, Braddell nunca pensó que tendría que 'escribir sobre mi inminente muerte'.