jueves, 11 de marzo de 2021


 

Cinco variantes del virus SARS-CoV-2, que provoca la COVID-19, circulan en República Dominicana al menos desde el mes de enero, lo que ha causado preocupación en el Colegio Médico Dominicano (CMD), mientras el gobierno y especialistas en salubridad apuestan a la vacunación como respuesta para detener su propagación.

El Ministerio de Salud Pública confirmó este miércoles que en cuatro demarcaciones del país circulan cinco variantes del virus, mientras aseguran que no representan un peligro para el país. Ellas son Espaillat, La Altagracia, el Distrito Nacional y Santo Domingo.

El director de Epidemiologia, Ronald Skewes indicó que no todas están en una sola zona, si no que están distribuidas entre cada una de ellas y que el hallazgo se dio en enero, cuando se enviaron pruebas al Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

“En el marco de la vigilancia epidemiológica nosotros también estamos vigilando las cepas que estás circulando en el país. Entonces se enviaron en el mes de enero de positivos al CDC y ellos secuenciaron y se encontraron cinco variantes”, explicó.

El especialista aseguró que ninguna de las variantes presente, incluyendo la de Reino Unido, que es la más estudiada, es asociada al aumento de los fallecimientos por COVID -19 y resaltó que la brasileña no se encuentra en el país.

Ante la confirmación del Ministerio de Salud Pública sobre la circulación de las cinco nuevas variantes del COVID-19 en el país, el CDM calificó de preocupante que se haya bajado la guardia de las medidas relativa a la movilidad.

“Por eso es que el gobierno no puede bajar la guardia, por eso es que estamos opuesto a que se abran las escuelas... Nos preocupa que la guardia se sigue bajando, aquí prácticamente no hay un toque de queda, prácticamente no hay un estado de emergencia”, indicó el presidente del CMD, Waldo Ariel Suero.

Entre tanto, el presidente de la Sociedad Dominicana de Médicos Salubristas (Sodomesa), doctor Rafael Ramos Rincón, dijo que las vacunas que se han desarrollado contra el COVID-19 protegen de estas nuevas variantes, porque siguen siendo el mismo virus, pero con mutaciones y están hechas con el ingrediente principal, que es en antígeno del virus.

“Normalmente todos los virus tienen esa capacidad de producir varias variantes porque sigue siendo la misma cepa, en este caso el virus SARS-CoV-2. La variante en este momento no afecta el proceso de protección de la vacuna, porque estas están hechas con el ingrediente principal, que es en antígeno del virus.”, precisó.

En ese sentido, el especialista explicó que las variantes son modificaciones del virus, mientras que “una cepa es un nuevo coronavirus como son los casos del SARS-CoV-1 que originó un brote en el año 2000 y el SARS-CoV-2”, que es el que ha provocado el COVID-19.