martes, 16 de marzo de 2021


 

Siete países europeos suspendieron este lunes la aplicación de la vacuna de AstraZeneca, extendiendo la lista de los que toman medidas por temor a efectos secundarios pese al respaldo de la OMS, y asestando un golpe a la campaña global de inmunización.

Además, en Latinoamérica, el gobierno venezolano anunció que no permitirá el uso del inmunizante del laboratorio sueco-británico.

Una tercera ola de la pandemia obligó a Italia a reconfinarse el lunes y generó nuevas medidas en países como Alemania, Francia y Chile.

Pese a ello, Alemania, Francia, Italia, España, Portugal, Eslovenia y Letonia suspendieron este lunes la administración de la vacuna de AstraZeneca, y esperan el dictamen de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), sumándose a Holanda, Irlanda, Dinamarca, Islandia, Bulgaria, Austria y Noruega.

En Brasil, convertido en una amenaza ante la proliferación de cepas de covid-19, el gobierno espera acelerar la campaña que avanza lentamente con una compra de 100 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, entregadas hasta septiembre.

Eso se suma a la compra de 38 millones de unidades de Johnson & Johnson, lo que eleva el total de órdenes a 562,9 millones de dosis hasta fin de año.

En tanto, las polémicas continúan en el gobierno de Jair Bolsonaro, quien anunció un nuevo cambio de ministro de Salud -el cuarto funcionario en el cargo durante esta crisis sanitaria-, mientras el sistema se acerca al colapso y las muertes, a 280.000.