lunes, 1 de marzo de 2021


 

Más de la mitad de los precios de las gasolinas están representados por impuestos cobrados por el Gobierno y por los márgenes de comercialización de las empresas que distribuyen y comercializan los combustibles.

Las gasolinas son los combustibles más afectados por la recaudación tributaria. Los impuestos se llevan entre 35.3 y 36.7 % de sus precios, mientras que para el gasoil regular y el fuel oil se llevan en torno al 25 %. El Gas Licuado de Petróleo (GLP) es el combustible menos tributado por el Gobierno, al añadir solo un 11 % a su precio.

El resto se suma por los márgenes cobrados por las distribuidoras, por los tranportistas y por los detallistas de combustibles. En la mayoría de los casos, estas empresas añaden entre 17 y 20 % al precio de los hidrocarburos por su manejo desde la refinería hasta la estación de servicio.