jueves, 11 de marzo de 2021


 

La reina Isabel II rompió su silencio a casi 48 horas después de la incendiaria entrevista que los duques de Sussex, el príncipe Harry y Meghan Markle han concedido a la periodista Oprah Winfrey.

A través de una nota de prensa la representante de la institución ha emitido un comunicado oficial donde se aclaran algunos de los puntos más polémicos.

Según el periódico “El español”, en el documento la casa real británica, se admite desde el escrito, está “entristecida” tras conocer el sufrimiento de los duques de Sussex, Harry de Inglaterra y Meghan Markle, y ha reconocido que los problemas que estos expusieron en su entrevista en la televisión estadounidense son “preocupantes, especialmente el del racismo”.

El comunicado dice así: “Toda la familia está entristecida al conocer el alcance total de cuán difíciles han sido los últimos años para Harry y Meghan. Las cuestiones planteadas, especialmente la racial, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, (estos problemas) van a ser tomados muy en serio y la familia se ocupará de ellos en privado. Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia”.