martes, 2 de marzo de 2021


 

En los últimos dos años, la mexicana Olivia Barrita ha aprendido a convivir con el dolor que continuamente le provoca la artritis reumatoide, una enfermedad inflamatoria, crónica e incurable que le ha cambiado la vida.

'Fue de repente que me empezaron a doler las manos. Soy secretaria y tengo que estar escribiendo, y primero me dolió una muñeca pero no le hice mucho caso', dice este martes Barrita, de 42 años, a Efe.

Sin embargo, rememora, días después ya no podía mover las manos, por lo que acudió a un doctor, y, después de varios estudios, fue diagnosticada de artritis reumatoide, una enfermedad que ya conocía porque la padece su madre.