miércoles, 31 de marzo de 2021


 

Inmenso dentro de la cancha y no menos como hombre de familia, así fue despedido el legendario jugador, Hugo Cabrera luego de ser sepultado alrededor de la una de la tarde de este martes en el cementerio Puerta del Cielo

“Buen hijo, buen padre, abuelo amoroso, buen amigo. Ese fue nuestro padre Hugo Cabrera”, dijo su hijo Javier Cabrera al hablar en nombre de la familia sobre el fenecido jugador, fallecido el pasado martes 23 producto de un cáncer de páncreas con el que batalló desde el 10 de enero de 2020.

“Gloria del deporte dominicano, puso en alto la bandera de su país que tanto amó; no sólo fue grande en la cancha sino también como ser humano”, dijo Javier, quien estuvo acompañado por su hermano Ricky Cabrera; sus tíos Asier y Fabricio Cabrera, así como su primo Oscar Cabrera.

Al acto asistieron el viceministro de Deportes, Franklin de la Mota, quien representó al ministro de Deportes, Francisco Camacho y dio las condolencias por parte del presidente de la República, Luis Abinader y su esposa Raquel Arbaje Soni.

Los exjugadores, Eduardo Gómez, Vinicio Muñoz, Aldo Leschorn, Miguel -Pepe- Rozón, Felipe Payano (exministro de Deportes), Manolito Prince, Soterio Ramírez, Georgie Suncar, Fernando Teruel, quien lo dirigió en el club San Lázaro en el torneo distrital de 1977, entre otros.

Javier agradeció a todos los presentes, en especial a Gómez y Prince y al “gobierno de la República Dominicana y sus ministros”, quienes dieron cumplimiento al deseo de Cabrera de ser sepultado en la tierra que lo vio nacer.

“Desinteresado y humilde, se caracterizó por su sencillez y por ayudar a todo aquel que lo necesitara”, dijo Javier.

Con Hugo, es el cuarto miembro de la denominada “Raza inmortal” que ganó medalla de oro en Centrobasket 1977, que fallece. Héctor Báez, Franchy Prats y Chicho Sibilio partieron antes que “El Inmenso”. Sin ser jugador, falleció primero el masajista del equipo Cheché Arias. “Es un dolor por los procesos que uno tiene que pasar”, dijo Prince.

De la Mota ofreció a los familiares y amigos las condolencias de parte del presidente de la República Luis Abinader, de la esposa doña Raquel Arbaje Soni, quien “estuvo siempre pendiente” y del ministro Francisco Camacho.

“Donde quiera que –Hugo- estuvo llevó siempre en alto el nombre de la República Dominicana, desde que fue selección en el –Centrobasket- 1975 y esa gran medalla de oro de –Centrobasket- 1977 y siempre estuvo ligado al deporte en República Dominicana”, dijo De la Mota.

Recordó la gran figura que fue el exjugador, fallecido a los 67 años, en su época de esplendor en la cancha. “Quiero que sepan que en nuestra época de juventud, todos queríamos ser Hugo Cabrera”, dijo de la Mota y agregó: “Él no ha muerto, su corazón latirá cada vez que un niño pique una pelota de baloncesto, cada vez que un niño rebote, que haga una hazaña, cada vez que la selección nacional se glorifique en una competencia estará Hugo Cabrera vivo y resplandecerá cada día, cada mañana será el inmenso Hugo Cabrera”.